Una primera piedra para acabar con el atasco crónico

El 11 de noviembre del 2006 comenzaba la construcción de la tercera ronda


La solución al atasco crónico en los accesos a la ciudad se ponía en marcha. La colocación de la simbólica primera piedra de la tercera ronda en la confluencia de Manuel Murguía con la ronda de Outeiro marcaba el inicio de una obra proyectada (la parte que le correspondía a la Xunta) para que estuviese lista en menos de cuatro años.

Tardaría algo más. El trazado completo, entre el lugar en el que aquel día tenía lugar la ceremonia y la autovía del Noroeste a la altura de Ledoño, y buena parte del cual sería responsabilidad del Ministerio de Fomento, no estaría en uso hasta el 2015.

Pero era indiscutible la necesidad de abrir al tráfico una nueva vía de entrada a A Coruña. Mientras las autoridades enterraban la cápsula del tiempo junto a la rotonda del pavo real, los vehículos colapsaban, pocos cientos de metros más allá, la ronda de Outeiro.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de A Coruña

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Una primera piedra para acabar con el atasco crónico