Un bombo lleno de pisos

El 5 de noviembre 2006 se realizó el sorteó de las viviendas situadas junto a la Fábrica de Tabacos


Los números grabados en las bolitas eran casas. No había pedreas. Solo el gordo. Quienes querían hacerse vecinos de Tabacos llenaban el Palacio de los Deportes desde las diez y cuarto de la mañana con los dedos cruzados mientras el bombo de la lotería instalado allí ex profeso giraba y giraba. Once vueltas eternas. Solo se sorteaban 178 viviendas, de promoción pública, pero había 8.651 aspirantes.

El procedimiento añadía tensión: la primera bola que saliera decidiría la suerte de todos. Eran las 12.37 cuando la 4.638 se separaba de sus compañeras e iba a parar a la copa. Además de a quien tenía ese número, llevaba la suerte a los poseedores de los acabados en 3 y en 8 hasta el 5.523.

«No me lo creo», «Ahora sí que nos casamos», «Podremos independizarnos»... Pocas palabras necesitaban (o tenían) los agraciados para explicar qué suponía para ellos aquel gordo adelantado.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de A Coruña

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Un bombo lleno de pisos