Desesperados con la «Alborada Gallega»

Los vecinos de la Marina se quejaban hace diez años del volumen del reloj de Correos


«Carece de sentido que hoy en día, cuando todo el mundo tiene la hora en el móvil, se anuncien con ese estruendo las nueve». Quien hablaba tenía por vecino impertinente al reloj de Correos. Y el «estruendo» al que se refería eran las notas de la Alborada Gallega con timbre de campana. Quién le iba a decir a Pascual Veiga que su composición, admirada durante más de una centuria, acabaría siendo odiada en un rincón de A Coruña.

Tan hasta el gorro estaban algunos residentes en la Marina del volumen con el que los despertaba esa composición y los mandaba a la cama Negra sombra, que habían decidido organizar una recogida de firmas para liquidar el problema. Pedían un descenso de decibelios para ambas piezas, pero también para la Salve marinera de la sesión vermú, para las horas en punto y para las medias. De los cuartos ya se habían deshecho tres años antes tras otra protesta.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de A Coruña

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Desesperados con la «Alborada Gallega»