María Pita mantiene el precio de la Millennium aunque invierte la mitad

Desde el 2013 el coste de cada tarjeta para el Ayuntamiento bajó de 5,69 a 2,95 euros


A Coruña / la voz

El Ayuntamiento paga hoy 2,95 euros por cada tarjeta Millennium, casi la mitad que hace tres años, pero las vende a los ciudadanos por la misma cantidad que en el 2013: de tres a siete euros según donde estén empadronados.

El precio que María Pita paga por cada dispositivo se ha desplomado en los últimos años, según los contratos de adquisición que figuran en el perfil del contratante del Ayuntamiento.

En julio del 2013, la Administración local compró 26.353 tarjetas a 5,69 euros cada una. Ese precio, según fuentes municipales, es similar al que se pagó durante los ejercicios anteriores, cuando se rozaban los seis euros por dispositivo. Pero desde aquel verano el precio no ha hecho más que descender. En febrero del 2015 las tarjetas se pagaban a 4,47 euros, en octubre de ese año costaron 3,53 euros cada una, y el pasado mayo ya estaban a 2,95 euros por dispositivo.

Ese mínimo se alcanzó cuando las Millennium se encargaron a Selp, una nueva empresa suministradora fundada por antiguos componentes de Saetic, una firma que entró en suspensión de pagos en febrero del año pasado.

Saetic, especializada en la fabricación de tarjetas para la banca, había sido durante todos los años anteriores el único proveedor de las Millennium, ya que empleaba tecnología exclusiva.

Esa es una de las circunstancias que explica el elevado coste de las tarjetas, cuyo coste de fabricación, aunque dependiente de la demanda, no alcanzaría un euro, según fuentes del sector.

De hecho, según las mismas fuentes, además del cierre de la empresa original, otro factor que explicaría el descenso del precio de las tarjetas es la entrada de Vigo en la red de transporte metropolitano, que habría reducido los costes de producción al aumentar la cantidad de planchas de tarjetas encargadas a la firma.

Las mismas tasas

Pero sean cuales sean las causas, los ciudadanos no han notado los beneficios de la bajada del coste. Las tasas para adquirir las tarjetas siguen siendo las mismas que entonces. Los vecinos de A Coruña pagan tres euros y los ciudadanos de otros ayuntamientos, siete. Las personas de colectivos vulnerables empadronadas en A Coruña la pueden adquirir de forma gratuita. Pero todos deben pagar siete euros para renovar la tarjeta si la pierden, se la roban, o queda inoperativa por motivos atribuibles al usuario.

Esos incidentes son muy comunes. El Ayuntamiento entrega una media de cien tarjetas Millennium cada día laborable, una cifra que se mantiene más o menos constante desde hace años.

En el 2013, esas cien tarjetas le costarían 569 euros, mientras que ingresaría como mucho 700 euros por ellas, suponiendo que todas ellas se entregasen a ciudadanos de fuera de la ciudad o fuesen renovadas por un motivo no sujeto a la gratuidad. En la actualidad, las cien tarjetas le costarían 295 euros, aunque el margen de ingresos sigue en el máximo de 700 euros suponiendo que se dan las citadas circunstancias.

Las tarjetas, implantadas en tiempos de Francisco Vázquez como un mecanismo pionero que podría ser utilizado en la mayoría de servicios municipales, llevan tiempo cuestionadas por su alto porcentaje de averías, similar al de las tarjetas de banca, pero disparado por la frecuencia de uso. Varios gobiernos anteriores se plantearon sustituirlas, pero nunca lo hicieron y el actual no ha proyectado por ahora una alternativa para ellas.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de A Coruña

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

María Pita mantiene el precio de la Millennium aunque invierte la mitad