Plan de rescate para la casa del Picasso niño

En junio de 1991 se daban los primeros pasos para la recuparación del número 14 de Payo Gómez


En el número 14 de Payo Gómez había germinado un genio. Pero el tiempo pesaba sobre la vieja casa del Picasso niño, un segundo piso en el que el mayor pintor del siglo XX había echado los cimientos de una obra colosal.

Se acercaba el centenario de su llegada a A Coruña, buen motivo para que la joven Asociación Pablo Picasso viese la oportunidad de rehabilitar el edificio. Por ello, le hacía ver al Ayuntamiento la urgencia de que lo adquiriese, antes de que las filtraciones a través un tejado maltrecho acabasen por destruir el involuntario legado del artista a la ciudad.

La nueva vida del inmueble había empezado a tomar forma. Pero solo sobre el papel. Pasaría un decenio largo hasta que los primeros visitantes cruzasen la puerta de la vivienda del pequeño Pablo, y habría de transcurrir otro antes de que el bajo se uniese a la casa museo.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de A Coruña

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Plan de rescate para la casa del Picasso niño