«El pole dance no es solo bailar alrededor de una barra»

Tras una década como instructora de pilates, Ania Rodríguez se especializó en pole dance, pero sin la vertiente erótica

.

a CORUÑA / la VOZ

Alejen de sus mentes la imagen del club de estriptís en la que están pensando. En la actualidad, el pole dance está considerado como una forma más de hacer ejercicio. Incluso podría convertirse, en breve, en deporte olímpico. Así lo explica Ania Rodríguez Castro (A Coruña, 1981), que imparte esta disciplina en la calle Federico Tapia, 65. Entramos en Alive Studio, un lugar lleno de barras ancladas en el suelo.

-Si en inglés pole significa poste y dance, danza, ¿qué es más el pole dance que bailar alrededor de un mástil?

-Por culpa del cine nos hemos quedado con la imagen de danza sensual de los clubes nocturnos, pero, en realidad, esta es una actividad milenaria que deriva de un tipo de yoga indio que se hacía con un palo y de las acrobacias de los circos chinos.

-Aquí se popularizó gracias a Chiqui Martí, que salía en el programa «Crónicas Marcianas» de Javier Sardá.

-En su caso sí que estaba muy asociado a lo erótico o a lo sexi. Hay mucho estereotipo que romper. Aquí no se trata de enseñar a nadie a que se desnude. Sí a que se exprese con libertad. La danza oriental también es sexi, pero no tiene la connotación que tiene el pole dance.

-Es cierto. No pensamos que las personas que practican la danza del vientre tengan un oscuro pasado sexual ni nada parecido.

-¿Por qué el pole dance es sexi? ¿Porque hay una mujer en bikini que se mueve alrededor de una barra? Eso es con lo que hay que romper. Si vemos a un chico con unos mini shorts haciendo pole dance, que los hay y son muy buenos, no lo vemos erótico.

-Si una mujer se pone taconazo de charol y plataforma, parece que va pidiendo guerra.

-Es que es así. ¿Pero por qué no tenemos derecho a ser como somos y punto? Que cada uno haga lo que quiera. No hay que estar siempre tan pendiente de lo que opinen los demás.

-Pero es una realidad que en el pole dance van todos muy ligeros de ropa. ¿Es algún tipo de condicionante?

-Sí. Cuanta más piel haya en contacto con la barra, más fáciles son los agarres. Por eso se hace en short o con un top.

-¿Qué beneficios tiene?

-Físicamente se mejora el tono muscular, se incrementa la fuerza y la flexibilidad. A nivel psicológico, los beneficios son innumerables: refuerza la autoestima, elimina inseguridades y desarrolla la creatividad. El pole dance no es solo bailar alrededor de una barra.

-¿El pole dance que usted enseña no va de eso?

-Mi enfoque es más lúdico y emocional. El objetivo es que la gente se lo pase bien. Después de una clase, es seguro que te vas a sentir más poderosa.

-¿Me está diciendo que lo ve como una herramienta de empoderamiento femenino?

-Sí, porque con su práctica obtienes otra visión de ti misma. Verás que consigues hacer cosas que pensabas que no conseguirías nunca.

-Me habla en femenino. ¿Esto es solo para chicas?

-Claro que no. Lo que pasa es que suele haber más participantes del género femenino.

-Si se apunta algún chico que no sea gay, avíseme.

-Ja, ja... Si tú ves a un chico haciendo pole dance, no ves el componente sexi. Ves un trabajo acrobático, de calistenia... Con las chicas se busca lo mismo.

Estereotipos. La pole dancer coruñesa aboga por quitarle la connotación que tiene asociada al erotismo.

Triple beneficio. Incrementa el tono muscular, la autoestima y estiliza.

Deporte. En Tarragona se acaba de celebrar el primer campeonato de pole dance.

«Las barras han sido diseñadas en Estados Unidos por ingenieros de fórmula 1»

Olvídense del You can Leave your Hat on con el que Kim Basinger se marcaba un estriptís en Nueve semanas y media. El pole dance que se enseña en el estudio de la coruñesa Ania Rodríguez es más de rhythm and blues, rock o pop.

-¿Cuál es la música que más le pega a esto?

-Yo la de Nueve semanas y media no la utilicé nunca. Era muy joven cuando se estrenó la peli, ja, ja... Utilizo cosas de Beyoncé, Rihanna y otros estilos.

-¿Se puede practicar con varios kilos de más en el cuerpo?

-Ningún problema. Cuanto más peso, mejor te agarras.

-¿Cuánto peso soporta la barra?

-Hasta 300 kilos. No hay fallo. Además, estas barras han sido diseñadas en Estados Unidos por ingenieros de fórmula 1. Llevan un sistema que se expande por dentro y no permite que se muevan. Y van ancladas.

-¿Tienen trucos para no resbalar en la barra?

-Sí, claro. Hay cremas de agarre y diferentes trucos. Una profesora mía bañaba las barras en ron porque tiene tanto azúcar que provoca que te quedes parado.

-Y con las manos pringosas.

-También se pueden utilizar guantes y tobilleras que llevan charol y eso agarra. Esa es una de las razones por las que se ponen esos tacones enormes.

-¿Y ya se trepa por la barra desde la primera clase?

-Se empieza con un calentamiento de todas las articulaciones. Lo primero que va a hacer el alumno es aprender a agarrar la barra y luego sí, ya a trepar, girar...

-¿Cómo llegó usted a conocer el pole dance?

-Mi especialidad es el método pilates. También me formé en entrenamientos personales, yoga e hipopresivos. Conocí el pole dance en el 2009, pero entonces no había nada en A Coruña.

Votación
23 votos
Comentarios

«El pole dance no es solo bailar alrededor de una barra»