El mítico Odilo, de la calle de la Torre, cambiaba de manos

El traspaso del histórico establecimiento tuvo lugar en mayo del 2001

Luis Ángel, nuevo dueño, con Felita y Odilo
Luis Ángel, nuevo dueño, con Felita y Odilo

Casa Odilo no era un establecimiento cualquiera. El último día de Felita y Odilo al frente del mítico negocio de la calle de la Torre, se notaba en las numerosas muestras de cariño que recibían. Porque cuarenta años después de abrir, había llegado el momento de jubilarse. «Dame la enhorabuena», le decía el patrón a cada cliente que se acercaba a pedirle una taza de su incomparable ribeiro.

En medio del jolgorio seguían en su sitio los tapetes, testigos de incontables envites y órdagos, y uno de los artilugios más originales de la ciudad. Tanto, que estaba enmarcado. «D.E.P. Con este mando a distancia hemos estado viendo la televisión durante 30 años. Tus fieles clientes», rezaba una plaquita bajo el sofisticado aparato, que no era otra cosa que un limpiacristales con mango.

El testigo tras la barra lo cogería Luis Ángel, ex empleado de la Fábrica de Tabacos, que prolongaría la vida de Casa Odilo durante cerca de un decenio.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de A Coruña

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

El mítico Odilo, de la calle de la Torre, cambiaba de manos