a coruña / la voz

Fue un concierto generacional. De los que llevan a decir: «Yo estuve ahí», mientras se dibuja una sonrisa en los labios. Acudieron 12.000 personas. Se conjuró un ambiente de fiesta total en el Coliseo. Los aplausos y gritos quedaron inmortalizados en el disco Tren de largo recorrido. También las cabecitas perdidas en la marea humana de la filmación del concierto. De hecho, uno de los pasatiempos favoritos de aquella juventud coruñesa de Pachá, Levi's 501 y zapatillas Dunlop consistía en buscarse en los videoclips que se lanzaron del disco. Todos se vieron alguna vez.

¿Cómo acabó un grupo como La Unión, que entonces arrasaba en el pop nacional con Tentación (1990), grabando un disco en directo en A Coruña? «Fue una decisión de Rosa Lagarrigue, que entonces era nuestra mánager», recuerda Luis Bolín, batería del grupo. Aunque el Coliseo, inaugurado en mayo del 1991, no tenía ni un año de vida cuando se grabó el disco el 19 de octubre, Lagarrigue lo conocía bien. En verano había llevado allí a Juan Luis Guerra y Mecano: dos conciertos multitudinarios que le mostraron la magia del nuevo recinto.

La mánager visualizó el futuro: toda aquella masa entregada a Lobo-hombre en París, Más y más o Ella es un volcán. Se cumplió. «Era impresionante. La verdad es que hoy lo ves y te cuesta creer que eres tú», se ríe Bolín. El Coliseo, entonces se veía como uno de los recintos más modernos de España. Su director original, Ramón Barros, recuerda que todo discurrió como la seda: «Nos lo propusieron y fueron todo facilidades. Para nosotros era un espaldarazo definitivo al proyecto. Ellos eran un grupo tremendamente popular».

RAFA SÁNCHEZ DEL GRUPO LA UNIÓN, EL 19 DE OCTUBRE DE 1991 EN EL QUE SE GRABÓ EL DISCO  TREN DE LARGO RECORRIDO
RAFA SÁNCHEZ DEL GRUPO LA UNIÓN, EL 19 DE OCTUBRE DE 1991 EN EL QUE SE GRABÓ EL DISCO "TREN DE LARGO RECORRIDO"

Tenía que llenarse sí o sí. Se vendieron las entradas a un precio módico. Las del concierto de Mecano el 8 de agosto costaban 1.800 pesetas (10 euros). Estas se despacharon a 1.000 (6 euros). En venta anticipada se habían vendido 8.000. La publicidad, el boca a boca y la sensación de cita excepcional provocó que se terminasen las 4.000 restantes el mismo día del concierto. Cuajó: «Hubo un ambientazo y se creó un feeling tremendo», recuerda Barros. «Era el momento perfecto. Veníamos de una gira en la que cada vez acudía más gente», añade el músico.

Bolín habla, «salvando las distancias», de Prince como inspiración para sus directos. Pero lo cierto es que todo -el sonido, la imagen y, especialmente, la actitud hedonista- recuerda a INXS y esa celebración de las ganas de vivir en las que convertían sus conciertos. No se escatimaron gastos. Bolín lo explica: «Vino Peter Walsh, un especialista en música en directo que había grabado a gente como Simple Minds. Luego, estuvimos dos meses en los estudios Real World de Peter Gabriel en Inglaterra». Además, el concierto se filmó en cine. Definitivamente eran otros tiempos para la industria musical. «Hoy le dices a alguien lo que se gastaba ahí y parecería hasta obsceno», reflexiona Bolín.

PÚBLICO EN EL CONCIERTO DE LA UNIÓN EL 19 DE OCTUBRE DE 1991 EN EL QUE SE GRABÓ EL DISCO  TREN DE LARGO RECORRIDO
PÚBLICO EN EL CONCIERTO DE LA UNIÓN EL 19 DE OCTUBRE DE 1991 EN EL QUE SE GRABÓ EL DISCO "TREN DE LARGO RECORRIDO"

Éxito apabullante

El concierto resultó un triunfo rotundo. Hubo gritos. Hubo suspiros. Incluso hubo alguna lipotimia. La crónica que publicó La Voz el 20 de octubre incidía en la espectacularidad de las pantallas de vídeo, la excelencia de los músicos y, sobre todo, en la conexión perfecta del cantante Rafa Sánchez y el público. Pero su impacto no se terminó ahí. El grupo se hartó a vender discos. El Coliseo se convirtió en «el recinto en donde grabaron su disco La Unión». Y en la ciudad esas canciones sonaron, resonaron y volvieron a sonar dando pie a que, en efecto, se dijera eso de: «Yo estuve allí».

Muchos de los protagonistas de todo aquello acudirán este viernes al Pelícano (23.30 horas, entradas en taquilla a 20 euros). Y aunque Bolín diga que darán un concierto basado en el presente del grupo, seguramente el público volverá a los días de los jerséis Benetton, las copas en Agarimo y, sobre todo, al sentirse eterno subido a lomos de la juventud. Luego, al día siguiente, todo volverá a la normalidad. Pero nadie les quitará ya lo bailado.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de A Coruña

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
7 votos
Comentarios

Cuando La Unión conquistó A Coruña