Las imprudencias de los peatones provocan el 35 % de los atropellos

alberto mahía A CORUÑA / LA VOZ

A CORUÑA CIUDAD

Atropello bajo un paso elevado.
Atropello bajo un paso elevado.

Los taxistas alertan de la «temeridad» de muchos jóvenes en las zonas de ocio

17 abr 2016 . Actualizado a las 05:00 h.

La ciudad registra de media un atropello cada dos días. Y los peatones son los responsables de un tercio de los mismos. Según fuentes de la Policía Local, un total de 55 personas fueron arrolladas el año pasado cuando cruzaban fuera de un paso de cebra o lo hacían mal en uno regulado con semáforo.

La muerte del joven Marcos Areán en Alfonso Molina cuando regresaba a casa después de pasar la noche en un festival de música es una auténtica tragedia que «ha de servir para que los jóvenes tomen conciencia de que las imprudencias terminan muchas veces en desgracias irreparables». Los taxistas quieren llamar la atención de lo que está pasando en las madrugadas de los fines de semana en las zonas de ocio. También de lo que ocurre en grandes avenidas.

Alfonso Molina

Grandes concentraciones en días en los que el Coliseo o Expocoruña ofrecen espectáculos. El joven estudiante fallecido en la madrugada del viernes no fue el primero ni seguramente el último que cruza los seis carriles de Lavedra con una mediana de por medio. Hace un año, un hombre fallecía casi en el mismo punto por hacer lo mismo. Casi tan peligroso como caminar por el arcén de Alfonso Molina, algo que ocurre cuando se celebra un espectáculo en el Coliseo o Expocoruña. «A veces son riadas de jóvenes andando por el arcén a centímetros de vehículos que circulan a velocidades cercanas a los cien kilómetros por hora», denuncia Sánchez Quindimil.

Barrié de la Maza

Las zonas de Riazor y Orzán durante los fines de semana. «Llega la noche de un viernes o un sábado y circulamos con pies de plomo», cuenta el presidente de Teletaxi, Manuel Sánchez Quindimil. Saben que en cualquier momento les puede aparecer de pronto un chico o una chica en la calzada. «Es un milagro que no haya más desgracias», dice. Uno de esos lugares peligrosos es Barrié de la Maza a la altura de Riazor. La presencia de dos discotecas y varios pubs en la zona atraen a cientos de jóvenes y muchos de ellos, algunas veces en estado ebrio, se aventuran a cruzar la calzada en cualquier punto. Lo mismo ocurre en la zona del Orzán, pues «la mayoría pasa de una acera a otra fuera de los pasos regulados», sostiene el presidente de Teletaxi.

Los Cantones

El peligro del botellón. Hace dos meses, un taxista atropelló a un joven que cruzaba Los Cantones a la altura del Banco Pastor. El chico lo hacía fuera de un paso de peatones. Corriendo y sin mirar, pues huía de una pelea que se produjo instantes antes en la zona del botellón de Méndez Núñez. Es solo un ejemplo. Pero podría haber muchísimos más si no fuera la pericia o la cautela de los taxistas y conductores. Los primeros confiesan que por las noches, cuando hay botellón, circulan con mil ojos.

Grandes avenidas

Marineda. La ausencia de un paso elevado sobre la carretera de Arteixo, la que conduce al centro comercial de Marineda City, no frena a muchos a la hora de cruzarla. La Xunta prometió una pasarela peatonal en la zona para que nadie más cruce seis carriles y tres medianas.

Materno. Frente al Hospital Teresa Herrera funciona una pasarela que no tiene ni un año de vida. Pese a todo, son muchos los peatones que cruzan la avenida de A Pasaxe. Una vía con dos carriles por sentido de circulación, con límite de velocidad de 80 y con una mediana de un metro de altura.

Avenida del Ejército. Frente a la gasolinera hubo en los últimos años varios atropellos. La ausencia de un paso peatonal entre los Castros y la ronda de Outeiro empuja a muchos a cometer la imprudencia. Un joven fue arrollado cuando la cruzó con una bombona de butano a cuestas.