El «Mar Egeo», atracción del turismo de catástrofe y los deportes de riesgo

Tres años después del accidente del petrolero griego, sus restos seguían siendo un lugar de visita inexcusable para los turistas


El interés por visitar el escenario de la catástrofe, fenómeno en aumento en los últimos tiempos, lo vivía A Coruña tres años después de uno de los peores accidentes que se han producido en la ciudad, el del Mar Egeo. Los restos del petrolero griego, abandonados a merced del Atlántico junto a la península de la Torre, se habían convertido en visita inexcusable para los turistas. Más aún cuando a la espectacularidad del paisaje y el propio pecio se sumaba la atracción de contemplar a grupos de jóvenes que se aventuraban a escalar los hierros retorcidos y oxidados.

No todos arriesgaban la piel en aquella suerte de escalada libre, sino que a muchos les bastaba con descender por las rocas y saltar a cubierta para darse un paseo o hacerse una foto que inmortalizase la hazaña. Solo se la jugaban lo indispensable. «Lo peor -apuntaban desde Protección Civil- es que son personas de A Coruña las que se arriesgan, no precisamente turistas, y deberían saber cómo es el mar en esa zona y tener más cuidado que nadie».

Temeridades al margen, lo cierto es que el naufragio se estaba convirtiendo en un imán. Eso no pasaba desapercibido para el Ayuntamiento, que pocos meses después reclamaría el buque como recurso turístico y pediría que no fuese retirado del lugar.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de A Coruña

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

El «Mar Egeo», atracción del turismo de catástrofe y los deportes de riesgo