La expedición a la conquista de las Molucas y las especias

Xosé Alfeirán

A CORUÑA CIUDAD

Unos 450 vascos y gallegos tripulaban las siete naves que salieron de A Coruña para bordear la ruta sur de América

04 abr 2016 . Actualizado a las 05:00 h.

«Puerto de Galicia, el más seguro de todos los puertos, y donde caben todas las naves que el mar contiene». Así describió el humanista Pedro Mártir de Anglería, en su obra De Orde Novo, la importancia que tenía el puerto de A Coruña a comienzos del siglo XVI. Por eso, por su estratégica situación en las rutas atlánticas, por su proximidad a los puertos del norte de Europa donde se encontraban los principales centros de consumo y también por la presión ejercida por los nobles gallegos y los armadores vascos, el rey-emperador Carlos de Habsburgo decidió otorgar en 1522 a la ciudad de A Coruña el privilegio exclusivo sobre las expediciones y el comercio con las islas Molucas o islas de las Especias. Para llegar a las mismas era necesario ir siguiendo la ruta que bordeaba América del Sur y después cruzaba el Pacífico.

La hazaña de Elcano

Dicha ruta la había abierto, partiendo de Sanlúcar de Barrameda (Cádiz) en 1519, Fernando de Magallanes y después de su muerte la completó Juan Sebastián Elcano. Este último fue el primero en circunnavegar la tierra, regresando a España el 6 de septiembre de 1522.

Una vez conocida la noticia de la hazaña de Elcano, el rey-emperador decidió enviar una nueva armada para dominar dichas islas. El objetivo era controlar el mercado de las especias que allí se producían (clavo, nuez moscada, pimienta ?) y que tenían un alto valor y demanda en Europa.