En busca de las Beyoncé coruñesas

A CORUÑA CIUDAD

Puri Neira, en el centro vestida de verde y con una banda malva, trabajadora histórica de la Universidad, donde estuvo 43 años, seis meses y 18 días, con sus compañeros y amigos.
Puri Neira, en el centro vestida de verde y con una banda malva, trabajadora histórica de la Universidad, donde estuvo 43 años, seis meses y 18 días, con sus compañeros y amigos. paco rodríguez

El centro Live the Music School de Marineda ya cuenta con varias candidatas para formar parte de un grupo que presentarán a finales de abril y cuyo principal requisito es bailar o cantar como la artista americana

22 mar 2016 . Actualizado a las 05:00 h.

La idea es crear una especie de banda tributo a Beyoncé. «Algo con nivel, integrado por, al menos, 8 o 10 componentes con la intención de presentarse en sociedad el 23 de abril», comenta Cristina Goás, directora del Live the Music School de Marineda City, que busca a las Beyoncé coruñesas. Dice que la propuesta es abierta a chicas y a chicos, pero por el momento solo se anotaron doce mujeres de entre 18 y 20 años. «El requisito es que les guste el estilo, la manera de moverse, de cantar, de bailar de la artista... Hay algunas que bailan y otras que cantan y con las que seleccionemos finalmente formaremos el grupo», explica Cristina. Les presento a las dos primeras Beyoncés de Marineda, Elisabeth Vilorio y Carolina Pascual, de origen dominicano y que hasta guarda cierto parecido con la famosa cantante. Me cuentan que el plazo de inscripción permanece abierto hasta final de mes, pero se podría prolongar algo. «Mucho más no, porque van a recibir una formación específica y especializada. Queremos que se distingan», asegura Cristina, convocante del primer cásting Beyoncé de la historia de la ciudad.

43 años, seis meses y...

Puri Neira (vestida de verde con una banda malva) es una trabajadora histórica de la Universidad, donde estuvo 43 años, seis meses y 18 días. En la foto, con unas compañeras
Puri Neira (vestida de verde con una banda malva) es una trabajadora histórica de la Universidad, donde estuvo 43 años, seis meses y 18 días. En la foto, con unas compañeras PACO RODRÍGUEZ

«18 días. Ya estuve en los pabellones de madera que había enfrente del estadio de Riazor», comenta Purificación Neira Cortizas, Puri. Se acaba de jubilar después de todo ese tiempo como jefa de administración de la Escuela de Arquitectura Técnica, de Aparejadores. Siempre en el mismo puesto de trabajo. Hay quien piensa que deberían darle el título. Con motivo de su despedida, los compañeros y amigos organizaron una gran fiesta, con muchas sorpresas. Ahí la tienen, divertida, rodeada por personas que han compartido con ella décadas de esfuerzos y anécdotas. «Me cuesta hacerme y echo de menos el trabajo, me imagino que será normal después de tantos años. Quiero dedicarme a viajar, pasarlo bien, disfrutar de la familia y de mis dos nietos, Claudia y Martín», reflexiona Puri, una histórica de la universidad coruñesa.

Música solidaria

Se llama Blanca Pereira y es una de las jóvenes promesas de la música local. Está sábado ofreció un recital en acústico en la segunda planta de Cuatro Caminos Centro Comercial. Su actuación se enmarca dentro de los conciertos solidarios que, precisamente, se iniciaron este fin de semana y, a partir de ahora, serán de carácter mensual. «La idea es que suene la música con un fin solidario cada tercer sábado del mes», informan. La primer entidad beneficiaria fue la Cocina Económica. Se pedía a los asistentes que hicieran un donativo en forma de alimentos o dinero. Llenaron varios carritos de compra del Gadis. Por allí anduvo Alberto Martí, presidente de la institución, que agradeció el gesto. Entre otras, Blanca interpretó temas de Bruce Springsteen, Russian Red o Pixies. Encantaron al público, especialmente a los más pequeños que aplaudieron a rabiar. Lo más importante es que, poco a poco, la gente fue completando 30 cajas de comida hasta alcanzar la cifra de 200 kilos de productos no perecederos que ya están en la despensa de la Cocina.