Próxima parada: el amor

Sergio Rey y Sara Gómez son los protagonistas de la original declaración que aparación en una marquesina de autobús de los Castros


Ya hay respuestas. La historia de amor de la marquesina de los Castros ya tiene rostros, nombres, apellidos y motivaciones. El autor del texto sobre una mantel de papel, que compró «en un chino» y que pegó en el interior de la parada, es Sergio Rey Prado, de 25 años, que se dedica al reparto en una empresa y a hacer pizzas en una conocida firma. La mujer de pelo rizado y algo tímida a la que confesaba su amor incondicional es Sara Gómez Agilda, de 26 años y empleada de la peluquería Dairy Peña de la calle Emilia Pardo Bazán.

Vecinos de los Castros leen el mensaje que apareció ayer pegado en la parada del bus.
Vecinos de los Castros leen el mensaje que apareció ayer pegado en la parada del bus.

Todos los días coge el bus 2 o 2A en los Castros y se baja en la parada del viaducto de Linares Rivas para acudir a su puesto de trabajo. Sergio y Sara viven juntos y el jueves estaban de aniversario. «No sabía qué hacer y se me ocurrió lo de ponerle el mensaje en la marquesina donde todos los días espera el bus y otra en la de Primo de Rivera donde se baja. Me levanté a las dos y media de la mañana y fui con un amigo. Tenía miedo a que me dijesen algo, pero no me vio nadie», relata Sergio. Dice que, consciente de que su pareja «se levanta un poco empanada», la llamó por teléfono a las nueve de la mañana, la hora que calculó que ella estaría en la parada. «Me sonó el móvil y me preguntó si estaba en la parada, si había mucha gente... No entendía muy bien el motivo de la llamada hasta que me dijo que me fijase en el interior de la marquesina», recuerda Sara. Fue entonces cuando leyó, colorada, el mensaje de amor. «Se me notó en la cara. Una señora que estaba al lado me dijo ?eres tú?, y le dije que sí», cuenta la joven, que tampoco se enteró de la presencia del segundo cartel. Lo que no se esperaba ninguno de los dos es de la repercusión de esta historia de amor que nació en la marquesina.

Fiesta sorpresa

Fernando no sabía nada. Se jubiló en septiembre y ayer, sus compañeros y amigos organizaron una celebración sorpresa que difícilmente olvidará Fernando Cachafeiro Villaverde, durante 30 años vinculado al Centro Oncológico, primero como director administrativo y después como gerente. «Lo llevo bien porque un puesto como el que tenía me obligaba a estar siempre pendiente de todo y ahora puedo desconectar», me comentaba hace unos días este profesional que sigue vinculado al que fue su trabajo ya que es vicepresidente de la Fundación Centro Oncológico.

Café, tertulia y moda

Hace diez años María González-Sierra abrió con su madre el coqueto café La Tertuliana, en Marcial del Adalid. Más adelante se incorporó su hermana gemela, Ana. «Le pusimos este nombre porque el ambiente es muy familiar y se fomenta la charla», relata María, que ayer celebró la primera década del local con unos pinchitos y una novedad, desde ahora en el café también tienen a la venta prendas de chica. «Me encanta la ropa. Estudié diseño de moda hace años y nunca me dediqué a este mundo. Es una espinita que tenía clavada». Te puedes tomar un café y, de paso, comprarte una blusa. «Al nombre del bar le añadimos coffee&clothes», destaca. Su hermana Ana no pude asistir a la presentación-fiesta porque acaba de dar a luz.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de A Coruña

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
26 votos
Comentarios

Próxima parada: el amor