Mil hígados para mil vidas

Marta Pérez, M. O.

A CORUÑA CIUDAD

MARCOS MÍGUEZ

El hospital coruñés ha marcado un hito al alcanzar este año el millar de trasplantes hepáticos.  La intervención suele realizarse cuando el pronóstico de la enfermedad es peor que la supervivencia prevista 

13 dic 2015 . Actualizado a las 09:53 h.

«Somos el país donde más donantes hay y, aún así, no cubrimos todas las necesidades. En Galicia estamos al nivel de la media española». Son las palabras del director del programa de trasplante hepático del Complejo Hospitalario Universitario de A Coruña (CHUAC), Manolo Gómez. El hospital coruñés ha realizado recientemente el trasplante hepático número mil a M.P, un gallego que ahora presume de tener hígado nuevo

El donante que le ofertaron a M.P era de Asturias. El día de la intervención el tiempo no les acompañó y tuvieron que transportar el órgano en coche, aunque en muchos casos se recurre al avión. «Una vez que se ha extraído el hígado del donante puede aguantar hasta nueve horas, pero cuanto menos tiempo se tarde en realizar la intervención, mejor», añade Manolo Gómez que señala que, a pesar de las  circunstancias, el proceso «se coordinó muy bien». 

A la hora de hacer un trasplante es necesario que el receptor cumpla varios requisitos, entre ellos, la compatibilidad en el grupo sanguíneo. En el caso de M.P, no hubo que realizar una transfusión de sangre porque el proceso fue bien. Los expertos recuerdan que no todos los casos que lo requieren  pueden ser intervenidos. Los pacientes deben ser capaces de tolerar la operación. El límite de edad es de 70 años, una edad muy avanzada para una intervención tan agresiva.