La biblioteca de la Ilustración

La del Consulado fue la primera pública que abrió en la ciudad

El Consulado custodia una importante colección bibliográfica.
El Consulado custodia una importante colección bibliográfica.

Era un día de fiesta. En medio de una guerra desastrosa contra Inglaterra y con el comercio paralizado, los coruñeses asistían a la inauguración de la primera biblioteca pública de la ciudad. Fue el 15 de agosto de 1806. Estaba y está en la Casa del Consulado. Creado en 1785 por el rey Carlos III, el Real Consulado de Mar y Tierra de la ciudad de A Coruña fue la principal institución de la Ilustración en Galicia y durante su existencia se preocupó por la difusión de las «luces de la razón» como medio para iluminar la existencia humana y contribuir a alcanzar la prosperidad y la felicidad.

Para favorecer estos ideales se propuso crear una biblioteca pública en A Coruña porque no había ninguna en la ciudad y porque consideraban que las bibliotecas públicas debían ser «objeto de la mayor consideración entre las naciones ilustradas» preocupadas por «la educación de la juventud e instrucción de todas las clases de personas». Por eso, a partir de 1790, empezaron a comprar y reunir libros, tratados y publicaciones periódicas relacionadas con el «fomento de las artes, comercio y agricultura». Esta incipiente biblioteca se instaló en una habitación de la Casa del Consulado, en Panaderas, y se podía consultar en las horas de apertura de sus oficinas.

Fue gracias al canónigo Pedro Antonio Sánchez, hombre de letras, economista y uno de los principales ilustrados gallegos, como se pudo lograr la tan ansiada biblioteca pública. A comienzos de 1803 ofreció al Real Consulado su extensa biblioteca privada y fondos económicos para sostener el servicio público. A cambio se reservaba la facultad de nombrar bibliotecario durante su vida y a su muerte debía serlo algunos de sus familiares, «siempre que fuesen dignos de ello».

El Real Consulado aceptó y obtuvo ese mismo año la aprobación del rey Carlos IV. Así se consiguió reunir más de cuatro mil volúmenes para sus estanterías.

Música y fiesta

A las diez de la mañana del 15 de agosto de 1806 comenzaron los actos de apertura e inauguración de la biblioteca. Fueron presididos por el capitán general Francisco de Taranco y asistieron todas las autoridades. En la Casa del Consulado se leyeron los discursos solemnes compuestos por Manuel Diez Tavanera y Lucas Labrada, prior y secretario respectivamente de dicho Consulado; ambos resaltaron la función de las bibliotecas públicas y la generosidad de Pedro Antonio Sánchez. Por la noche y hasta las dos de la madrugada hubo música y diversión. En la plazuela situada delante de la Casa del Consulado, adornada con alegorías alusivas al establecimiento de la biblioteca y a la paz, se instaló una orquesta, la calle Panaderas se iluminó con faroles y en el Campo de San Roque (hoy plaza de España) se colocó otra orquesta junto a una columna conmemorativa situada en el centro de un bosque artificial compuesto por más de 300 árboles distribuidos de forma graciosa y simétrica e iluminados también con faroles. A la noche siguiente se repitió la función. El gentío que concurrió fue inmenso. Bibliotecas, orgullo de ciudad.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de A Coruña

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
6 votos
Comentarios

La biblioteca de la Ilustración