Los MIR-0 ya están en el Chuac

Ochenta alumnos de Medicina de la Universidade de Santiago inician por primera vez su último curso de carrera en los centros del hospital coruñés


a coruña

Les llaman ya los MIR-0. No son médicos internos, pero están en la recta final para conseguir el título y ya se les ve por el hospital al lado de facultativos y los residentes que preparan su especialidad preguntando, ayudando en tareas de apoyo y, por supuesto, aprendiendo de la realidad.

Por primera vez y después de casi dos décadas de tiras y aflojas, por fin los alumnos de Medicina de la Universidade de Santiago estudian un curso completo en los centros de la Xerencia de Xestión Integrada de A Coruña. En concreto, seguirán en la ciudad -al igual que en los complejos de Compostela, Vigo, Ourense, Pontevedra, Lugo y Ferrol- su último año de carrera, sexto, un curso práctico y durante el cual rotarán por consultas, plantas de hospitalización, quirófanos y los centros de salud.

Aunque llevan desde septiembre tomando posiciones, ayer se celebró la primera sesión clínica conjunta en el Chuac y los 80 alumnos que, en función de la nota, eligieron el hospital coruñés se reunieron para revisar casos de pacientes. «Tienen que hacer sus prácticas en siete asignaturas con sus créditos, Medicina Interna, Cirugía, Ginecología, Psiquiatría, Pediatría, Medicina de Familia, Urgencias y después examinarse», explicó Juan Carlos Vázquez Barro, coordinador de los estudios de grado en el Chuac junto con José Manuel Vázquez.

El programa formativo incluye rotaciones por los diferentes servicios de entre uno y dos meses, participando en la actividad diaria. Además, a lo largo del curso se desarrollarán clases específicas de diversos temas, como resucitación cardiopulmonar, suturas quirúrgicas, columna vertebral..., al margen de los que organicen los propios servicios en sus rotaciones sobre trasplantes, electrocardiografía, oftalmología, otorrino, etcétera.

«Este es un centro universitario y participa todo el hospital en la formación», señaló Vázquez Barro, si bien existe un cuerpo de cuarenta docentes formado por profesores asociados y titulares de las universidades de Santiago y A Coruña, en la mayoría médicos del propio complejo.

Exámenes con simulación

Una vez completen las rotaciones, los alumnos serán evaluados por los tutores de cada servicio de A Coruña, y su calificación supondrá el 60 % de la nota del curso, que incluye también la obligatoriedad de realizar un trabajo fin de grado de investigación sobre un tema de su elección.

El 40 % restante de la nota final se dirimirá en una prueba conjunta tipo test en Santiago y tendrán que superar también el examen ECOE (Evaluación Clínica Objetiva Estructurada) del Ministerio de Sanidad.

En el hospital compostelano, diferentes actores simularán episodios que los aspirantes a médicos deberán diagnosticar, además de pautar el tratamiento como si se tratara de pacientes reales y explicar por qué adoptan esas decisiones médicas. Un ensayo, en definitiva, de lo que se encontrarán en ya con el título bajo el brazo.

«El cambio es impresionante, Santiago está saturadísimo»

El 70 % de la promoción de Medicina que acabará la carrera en el Chuac es femenina. La delegada de los alumnos desde primer curso también es chica, Alicia López Fernández, que estos días rota por las consultas de Dermatología. «Estamos muy contentos, el cambio es impresionante: el hospital de Santiago está saturadísimo, no puede hacer frente a 450 alumnos; con cinco personas en una consulta no puedes preguntar, no aprendes nada», explicaba ayer comparando su estancia en el Chuac con las prácticas que desde tercero venía realizando, junto con toda la promoción, en el hospital compostelano hasta que las universidades gallegas se pusieron de acuerdo en descentralizar la formación clínica académica.

Con ella completan su titulación en el Chuac otros estudiantes procedentes fundamentalmente del área coruñesa «porque aprovechamos para volver a casa, y también muchos de fuera de Galicia porque como tienen que alquilar piso, eligen el centro que les parece mejor», indicó.

La elección del hospital, subrayó, se realizó por media de notas y en el hospital coruñés se cubrieron las plazas disponibles. «Tenemos la oportunidad de hacer unas prácticas de mayor calidad», recalcó la joven, que valora especialmente «ver a los pacientes, preguntar en las consultas, y en la planta hacer su seguimiento, siempre tutorizados, claro». Su conclusión final la dejarán clara en una evaluación anónima que los alumnos realizarán de su paso por el Chuac.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de A Coruña

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

Los MIR-0 ya están en el Chuac