«La acreditación nos permite estar en la primera división de la ciencia»

Destaca el potencial de la ciudad y más teniendo importantes mecenazgos


a coruña

Patricia Rey Pérez (A Coruña, 1984) es directora de la Fundación Profesor Novoa Santos y también de Organización e Innovación del Instituto de Investigación Biomédica de A Coruña (Inibic), a los que se incorporó en noviembre del 2013. Esta licenciada en Biología, que buscó los conocimientos prácticos realizando también Aparejadores, había trabajado con anterioridad para una empresa austríaca que se ocupaba de estudios de investigación clínica. Cree que con su perfil se buscó «renovar aires».

-¿Cuál es el papel de la fundación?

-Promovemos y promocionamos la investigación de los hospitales y centros de salud de las áreas sanitarias de A Coruña y Ferrol, además en la de A Coruña somos el ente gestor del Inibic. Estamos de enhorabuena porque acabamos de acreditarnos por el Instituto de Salud Carlos III.

-¿Qué supondrá?

-La gente no se da cuenta del impacto que tiene esto en la ciudad. Esto supone estar en la primera división de la ciencia, una acreditación que te permite codearte con la excelencia y, a nivel práctico, aumentas las capacidades de financiación. Hay convocatorias que estaban limitadas, son específicas y solo pueden concurrir institutos acreditados, y todo eso va vinculado a generar puestos de trabajo, que estudiantes que estén aquí tengan un sitio donde incorporarse o que el currículo que puedan hacer sea valorado en el extranjero .

-¿Cuál es el siguiente objetivo?

-Estamos acreditados por cinco años y mantener la acreditación es el objetivo prioritario, también potenciar los proyectos europeos. La financiación cambia y una vía importante es penetrar en el tejido empresarial y la otra es mirar hacia Europa. Ya el último año se captaron más de 500.000 euros en proyectos europeos. Es una línea a afianzar e intentar que los resultados de la investigación se trasladen lo antes posible a la sociedad. Como fundación, queremos desarrollar también la investigación en el ámbito de Ferrol e intentar que se promueva.

-¿En qué ramas investigan?

-La parte de investigación clínica gira siempre en torno a un medicamento que esté en desarrollo o a un producto sanitario, mientras que los proyectos varían, porque ahora estamos en un momento en el que hemos pasado de la figura de un investigador como figura solitaria, que tenía una línea específica de investigación, a grupos multidisciplinares. En estos momentos hay muchos proyectos de informática, se desarrollan aplicaciones para facilitar diagnósticos.

-¿Ve potencial?

-En el proceso de selección para el puesto uno de los motivos que alegaba para estar aquí era porque conocía lo que se estaba haciendo en otros hospitales, no solo de España sino a nivel europeo, y las ganas por traer eso a tu tierra y que A Coruña con el potencial que tiene se pueda desarrollar y se pueda ver como un sitio idóneo para hacer investigación. Otra particularidad que tiene A Coruña es el mecenazgo. En el Centro Tecnológico de Formación, que ahora mismo es pionero y no existe otro igual en España, gran parte de su desarrollo hay que agradecérselo a la Fundación Amancio Ortega. El salto cualitativo que ha tenido con lo que ha aportado en equipamiento es algo bestial. Además, de que está bien estructurado, el centro recibió el año pasado más de 1.800 alumnos y gran parte de ellos del extranjero y nos comentan la suerte de los profesionales de aquí de formarse en su casa con esa tecnología. O por ejemplo, la Fundación María José Jove, ya que tenemos programas que nos permiten dar apoyo psicológico a pacientes oncológicos y a sus familiares o programas para casos de cardiología infantil, que se escaparían de nuestra actividad y que gracias a esas colaboraciones se pueden poner en marcha. Siempre lo digo, es un orgullo y una suerte, porque no somos conscientes de la importancia de que todo confluya.

«Nos esforzamos para que la investigación no se quede en el laboratorio»

De espíritu positivo, muy activa y con un concepto claro de lo que supone la gestión de un centro como el Inibic con 23 grupos de investigación en el que se integran unos 400 profesionales, ve beneficios al nuevo modelo que se abre con la crisis.

-¿Les afectó la crisis?

-Yo tengo una forma de verlo bastante positiva, la situación económica global no favorece, no solo en este sector, está claro que el I+D está perjudicado porque los resultados son siempre a largo plazo y es muy difícil invertir en algo que no va a tener retorno rápido. También es verdad que han cambiado las reglas de juego para todos, en este sector, pero también para todo el tejido empresarial y notamos, como resultado de esta disminución de fondos, que ha favorecido que se busquen otras alternativas, hemos ampliado el radio de búsqueda de los socios y, a su vez, las empresas también han detectado que en los hospitales y centros de investigación hay focos de conocimiento.

-¿Pero hay buenos resultados?

-Estamos en ese punto de confluencia y también se ha visto que las agencias financiadoras están sacando convocatorias en las que cada vez exigen mas relación entre el tejido empresarial y el centro de investigación. Esto hace años era imposible. Se investigaba, se avanzaba, pero la prioridad no estaba en transferir el resultado a la sociedad, mientras que ahora sí. Ahora estamos haciendo un esfuerzo muy grande en que la investigación no se quede en el laboratorio. Los clínicos ya han captado el mensaje y ven que su compromiso está también en devolver a la sociedad esa investigación, a veces incluso pecan de generosos.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de A Coruña

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos

«La acreditación nos permite estar en la primera división de la ciencia»