«Las matemáticas son sencillas si te las explica un buen profesor»

El investigador coruñés acaba de ser premiado por sus compañeros

Antonio Martínez Naveira sigue colaborando en distintas investigaciones.
Antonio Martínez Naveira sigue colaborando en distintas investigaciones.

a coruña / la voz

Desde muy pequeño supo que las matemáticas ocuparían un lugar muy especial en su vida y así ha sido. Aunque ya está jubilado, Antonio Martínez Naveira (A Coruña, 1940) sigue trabajando como profesor emérito de Geometría y Topología en la Universidad de Valencia, a donde llegó hace casi cuarenta años y donde impartió clase a centenares de discípulos. Además de su labor docente e investigadora, fue uno de los impulsores de la revitalización de la Real Sociedad Matemática Española (RSME), entidad que acaba de agradecerle todo su trabajo concediéndole una de sus primeras medallas.

-Después de tantos años dedicado a las matemáticas, ¿cómo ha cambiado la enseñanza en esta materia?

-Cambió en todo, y no siempre para bien. Se ha mejorado mucho en el acceso a la informática, que es una herramienta muy poderosa; pero yo creo que se perdió espíritu de sacrificio en el estudiante. Aunque en España hay que establecer una separación entre docencia de las matemáticas a nivel primaria, secundaria y universitaria o la investigación en matemáticas.

-¿Cuál está mejor?

-Si nos vamos al informe PISA y al plan Bolonia en la universidad, nos dice que España no es precisamente un país privilegiado a nivel de enseñanza secundaria. Venimos ocupando el lugar 23, que no es el que nos corresponde por nuestro PIB, ya que debíamos estar más alto. En el campo universitario, hasta mediados del siglo pasado, era muy deficiente la investigación que había en España. Luego se ha dado un salto excepcional hasta llegar a una producción del 4 % a nivel mundial. Y ahora ya hay matemáticos españoles que publican en las revistas más prestigiosas y asisten a congresos especializados. Hoy en día, el nivel es francamente bueno.

-¿Se está apostando por este sector de la investigación?

-Este nivel en la investigación vino potenciado por una buena política de becas, que se inició en los años setenta, y luego hubo buenas ayudas para realizar proyectos de investigación. En estos momentos, por la crisis económica, la situación se está deteriorando, faltan muchas becas y faltan ayudas para las institutos de investigación. El joven español tiene unas condiciones excepcionales para hacer matemáticas, pero no siempre encuentra el terreno abonado adecuado.

-Para aprender matemáticas, ¿se nace o se hace? ¿Son realmente duras?

-La gente dice que las matemáticas son duras, porque las matemáticas tienen que gustarle a una persona como le puede gusta la música, la danza, la literatura o la historia. Pero, al matemático también hay que hacerlo con una buena dirección desde el principio, empezando por el bachillerato y continuando en la licenciatura, y luego con una muy buena dirección en la especialización e investigación. Hoy en día, hay unos grandes jóvenes matemáticos en España.

-¿Cómo animaría a los niños a que estudien matemáticas?

-Lo primero que hay que decirle a los niños es que la calculadora no sirve para nada. Porque la calculadora solo sabe calcular, y nosotros solo la queremos para interpretar sus cálculos. Lo primero es que tengan un buen profesorado, y ahí habría mucho que hablar. Las matemáticas son muy sencillas si te las explica un buen profesor. Las matemáticas son más sencillas de lo que la gente cree. Luego, hay que motivar a la gente, porque no son difíciles en cualquiera de sus escalones.

-¿Hay falta de motivación en el profesorado de matemáticas?

-El profesorado debe especializarse en enseñarlas de una forma atractiva. Si a los niños se les explica razonablemente, introduciendo la geometría [porque vivimos en un mundo geométrico y con figuras], enseñándole para qué sirve, pueden encontrarlas atractivas. Pero, como ya dije hace años, nuestras autoridades políticas no se toman en serio una reforma educativa coherente, y que sea razonable. No tenemos un sistema educativo que esté por encima de los partidos políticos, como tienen otros países.

antonio martínez naveira profesor emérito de la universidad de valencia

«Fue una pena que María Wonenburger no pudiera trabajar en España»

Antonio Martínez inició sus estudios en A Coruña, siguió en Santiago, París, Granada,... y finalmente Valencia, donde se instaló definitivamente. Nunca ha perdido el contacto con Galicia y vuelve todos los años, porque «me considero coruñés, valenciano, español y ciudadano del mundo. Yo estaba muy contento aquí, pero surgió lo de Valencia, y en aquellos momentos era más fácil la conexión con Europa desde allí que desde Santiago. Y luego por razones familiares ya me quedé, tenía a los hijos en colegios extranjeros, porque siempre me preocupé porque estudiaran muchas lenguas extranjeras y les ha venido muy bien para su desarrollo profesional».

-¿Es indispensable manejar varios idiomas?

-Es absolutamente necesario, no ya dos idiomas, si es posible más. Cuantos más se aprendan mejor. Y sobre todo el inglés, eso es como el pan del desayuno.

-Conoció a la matemática coruñesa María Wonenburger

-Sí, yo he estudiado los libros del director de tesis de María Wonenburger, y tuve la oportunidad de hablar con ella cuando le entregaron el diploma de honor de la RSME. Conozco sus trabajos y sus excepcionales aportaciones al álgebra. Fue una pena que esta gran matemática no pudiera trabajar en España.

-¿Las matemáticas están en todo lo que nos rodea?

-Totalmente. Las matemáticas las tienes desde el código de barras de los productos del supermercado, o los aeropuertos cuando nos dan información de los aviones. En cualquier aspecto de la vida de hoy no se entiende el mundo sin matemáticas.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de A Coruña

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos

«Las matemáticas son sencillas si te las explica un buen profesor»