«El deporte es mi vida. Si me lo quitan, me lo quitan todo»

Hace tándem, vela, senderismo, ultramaratones y carreras verticales


Sus padres, emigrantes gallegos en Venezuela, le pusieron de segundo nombre América en homenaje al continente que les acogió durante años. «Eso me dijo mi madre», dice. Carmen América Gómez (Caracas, 1967) regenta un quiosco de la ONCE en Médico Rodríguez. Su pasión es el deporte y su capacidad de superación, un ejemplo para todos.

-¿Cuándo empieza a hacer deporte?

-A los 35 años tuve la oportunidad de descubrir que el deporte es, verdaderamente, mi vida. A mí me quitan ahora mismo la opción de entrenar o competir y es como si me lo quitasen todo.

-¿Qué deportes practica?

-He competido a nivel nacional haciendo tándem, con el guía en el sillín de delante de la bicicleta y la persona ciega ubicada detrás. He practicado mucho senderismo, vela, kayak y ahora me estoy dedicando a las carreras por montaña y, a veces, a correr por asfalto.

-¿También compite?

-Sí, en las carreras de montaña a nivel nacional. Son medias maratones de 21 kilómetros. Vamos tres personas cogidas de una barra. El guía va delante, la persona invidente en el medio y el que tiene un resto visual, se coloca en la punta trasera de la barra. También hago kilómetros verticales, en plan escalada, pero siempre con guía, por supuesto.

-¿Algo que destacar ya de su palmarés?

-Sí, ya hemos conseguido algunos trofeos. Desde que mi guía y yo empezamos a competir a nivel nacional en las carreras de montaña, siempre hemos quedado, como mínimo, de terceros.

-¿Cuál es su próximo objetivo?

-Los campeonatos finales que son en noviembre, en Valencia. Antes, me gustaría hacer una carrera ultratrail en Tenerife. Son 93 kilómetros y 13.000 metros de desnivel acumulado de montaña. Tienes que recorrerlos antes de 24 horas. La carrera discurre por el Teide.

-Pues me temo que se va a perder unos paisajes increíbles. ¿Cómo se lleva eso a nivel personal?

-Además de que me los cuentan, el ciego total disfruta de otra manera: con los olores a diferentes hierbas, las pisadas, el canto de los pájaros, el ruido de las hojas de los árboles, con el viento...

-Son cosas que a muchos videntes les pasan desapercibidas.

-Claro, porque el que puede ver, se fija más en el paisaje. Nosotros, además del viento montañés, disfrutamos de los sonidos de la montaña, del agua de un río, de una cascada, de los animales, de las pisadas...

-Así sabe si su competidor le está pisando los talones.

-Sí, claro tenemos nuestras estrategias, como en el fútbol.

-¿Cómo y cuánto entrena?

-Estoy en la Casa del Agua con un entrenador personal, Enrique Fraga. Juntos corremos por el monte de San Pedro, Bens, Penamoa... Si lo que tengo pendiente es una carrera por asfalto, vamos por el paseo marítimo.

-En su caso, lo de correr juntos es literal.

-Sí, porque los dos vamos agarrados a una cinta elástica o a una cuerda. Además, me deja organizadas unas sesiones de cardio para el resto de los días. Los fines de semana también voy a correr con alguien, cuando encuentro a una persona que pueda acompañarme, claro.

-Usted siempre depende de alguien para poder entrenar.

-Eso es. Los guías, para mí, tienen mucho valor. Son quienes nos indican si hay piedras, si hay una pendiente, un árbol...

-Son sus ojos. Lo malo es si le toca un guía con el que no se lleve muy bien. ¿Algún borde?

-Al contrario. Normalmente, lo que te transmiten los guías es mucha energía positiva.

Carmen Gómez atleta ciega y vendedora del cupón de la once en médico rodríguez

entrevistas con acento

«Estoy un poco harta de que me pidan cambio para el parquímetro que tengo al lado»

Carmen Gómez es invidente de nacimiento. «Solo veo sombras, pero no puedo distinguir entre cosas y personas». Nuestra protagonista lleva viviendo en A Coruña desde los dos años, así que solo se acuerda «de las playas del caribe venezolano y sus cálidas aguas».

-¿Echa de menos su país de nacimiento, Venezuela?

-No mucho. La verdad es que mis padres me hicieron un favor enorme queriéndose venir a volver a vivir aquí, a A Coruña.

-En esta ciudad hay una comunidad venezolana importante.

-Ay, sí, chicaaaaa [Se pone a imitar el acento caraqueño]. Por eso que yo a Podemos no es que los quiera votar precisamente.

-¿Qué tal le van las cosas en su trabajo? ¿La gente compra el cupón? ¿Está contenta con las ventas de su quiosco, en la calle Médico Rodríguez?

-A decir verdad, no estoy nada contenta con el barrio en el que estoy, a nivel ventas. Preferiría un barrio obrero. Sería mejor estar en la calle Barcelona o en los Mallos. Ahí la gente compra más.

-Aunque no compren mucho, habrá dado ya algún premio, ¿no?

-Sí. El último hace poco. El pasado enero di un «El sueldazo del fin de semana» de la ONCE.

-[En este momento interrumpe la entrevista una viandante, pero no para comprar el cupón precisamente, sino para pedir cambio para el parquímetro de la ORA ubicado al lado]. ¿Y bien?

-Estoy un poco harta de que me pidan cambio para el parquímetro.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de A Coruña

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos

«El deporte es mi vida. Si me lo quitan, me lo quitan todo»