«Lo que le falta a A Coruña es proyección internacional»

El que fue gerente de Turismo en la ciudad recuerda de sus años coruñeses su especial apuesta por Alvedro


A Coruña / La Voz

Llegó al aeropuerto de Alvedro hace 15 años para llevar las riendas del turismo de la ciudad. Y así lo hizo hasta el año 2010. Actualmente está a la cabeza del consorcio de Turismo de Fuerteventura, pero no deja pasar demasiado tiempo sin visitar a los amigos que dejó en A Coruña: «No hace ni un año que estuve por aquí», reconocía ayer antes de presentar en Finca Montesqueiro la oferta turística de la isla.

-¿Cómo ha encontrado la que fue su ciudad?

-La he encontrado muy bien, la verdad. Sobre todo me ha llamado la atención la renovación de muchos establecimientos de hostelería, bares y cafeterías con una nueva estética cuidada.

-Promocionar el turismo de un lugar como Fuerteventura no parece un reto muy complicado.

-Es jugar a lo fácil, sí. Pero tenemos la mentalidad de que, aunque sea un producto que se vende solo, hay que seguir promocionándolo para que lo conozca nueva gente o para que aquellos que ya lo conocen descubran nuevas facetas. Aquí estamos, sobre todo, para potenciar esos nuevos vuelos regulares de Vueling que a partir de mayo conectan Galicia con Fuerteventura con dos frecuencias semanales.

-Vuelos que parten de Lavacolla, no de Alvedro.

-Eso provocó ciertas discrepancias sobre dónde deberíamos hacer la promoción. Pero yo insistí en que debía hacerse en A Coruña, que es donde está el poder económico y el comercial. Desde luego lo de Alvedro es una de nuestras asignaturas pendientes. Según cómo respondan las conexiones con Santiago, insistiremos para que Vueling se interese por unir también Fuerteventura con A Coruña.

-¿Hay tráfico entre Fuerteventura y Galicia?

-Entre 400 y 500 gallegos se desplazan semanalmente a Fuerteventura, muchos porque tienen raíces en la isla de aquella época de la bonanza de la construcción, y porque empieza a ser una referencia en turismo sobre todo para aquellos a los que les gustan los deportes acuáticos y demás. Y al revés también, sobre todo en verano hay mucho canario que va buscando paisajes diferentes, que no sea el de playa que ya tiene todo el año en casa.

-Se fue de aquí de un modo abrupto. ¿Qué le quedó por hacer?

-Me quedó la espina de renovar parte de las rutas de hostelería que teníamos preparadas, sobre todo las del centro: Barrera, Franja, Galera... Había un proyecto muy bueno de unificar la hostelería y darle un plan de promoción propio. Iba de la mano de las rutas que creamos, como la Picasso, la modernista o la de la Ciudad Vieja, y de los premios que creamos en aquella época, los Picadillo de tapas y los Pardo Bazán de repostería, además del salón de vinos y aguardientes. Iba dirigido a convertir A Coruña en un referente gastronómico.

-¿Y cuál fue su gran logro?

-Yo tenía una fijación especial con Alvedro. Le dediqué el 40 % de mi tiempo mientras estuve aquí. Y tuvo sus frutos. Vivimos de días de gloria cuando conseguimos tener vuelos internacionales como Londres o Lisboa y teníamos pendientes otros como la conexión con Ginebra. Esa conectividad internacional vino porque convencimos a las compañías mostrando las empresas, como Inditex, que tenían aquí su sede. Superamos la barrera del millón de pasajeros para que Aena ampliase la categoría del aeropuerto e invirtiese más.

-Desde un punto de vista turístico, ¿qué le falta a A Coruña?

-Absolutamente nada, se puede vender por sí sola porque es un producto realmente apetecible. Lo único que podría faltarle es más proyección internacional, pero no solo a la ciudad, sino a Galicia en general. Se han centrado los trabajos en el turismo nacional, que está muy bien, pero hay un mercado internacional en el que puede hacerse valer.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de A Coruña

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
21 votos

«Lo que le falta a A Coruña es proyección internacional»