El vertido de la ría amenaza la campaña de Semana Santa

Susana Acosta
S. Acosta A CORUÑA / LA VOZ

A CORUÑA CIUDAD

La ría de O Burgo lleva cerrada al marisqueo desde el pasado 7 de marzo por presencia de hidrocarburos.
La ría de O Burgo lleva cerrada al marisqueo desde el pasado 7 de marzo por presencia de hidrocarburos. Paco Rodríguez

Hoy sabrán si ya pueden mariscar o todavía hay altos índices de contaminación

18 mar 2015 . Actualizado a las 05:00 h.

El colectivo de mariscadores de a pie de A Coruña manifestó ayer su preocupación por la campaña de Semana de Santa. Temen que la ría continúe cerrada al marisqueo ahora que se acercan las vacaciones: «Mañana [por hoy] el Intecmar nos dará los resultados y nos dirá si podemos volver a mariscar después de no hacerlo durante diez días, pero no sabemos qué va a pasar porque es la primera vez que se detectan niveles tan altos de hidrocarburos en la ría y nos preocupa que todavía no hayan bajado», comentó ayer Santiago Vázquez, directivo del colectivo de a pie en A Coruña.

Los mariscadores explican que en los días previos a la Semana Santa el precio del bivalvo se puede llegar a duplicar: «En estas fechas siempre sube el precio de venta del marisco. Si un día normal cada mariscador puede obtener unos 70 euros, en Semana Santa puede subir a 120 euros», explica Vázquez, mientras denuncian que en el supuesto de que hoy se abra la ría al marisqueo, solo les quedarían cinco días de trabajo para todo el mes de marzo: «Y nosotros tenemos que seguir pagando nuestro seguro de autónomos y nuestros impuestos, pero sin cobrar», explica este mariscador que lleva diez días sin poder trabajar.

Piden conocer la causa

El pósito coruñés también indicó que mantuvo reuniones con el Seprona y la Consellería de Medio Ambiente para reclamarles la instalación de más medidores de contaminación en la ría de A Coruña y piden conocer la procedencia del vertido. El portavoz del colectivo de a pie, Manuel Baldomir, advirtió ayer que llevan demasiado tiempo sufriendo el cierre de la ría por presencia de hidrocarburos y dijo que los mariscadores desconfían que detrás de este vertido «pueda estar Repsol al coincidir este vertido con el cierre del pantalán número 4 de las instalaciones que la firma tiene en el puerto». Baldomir calcula que el cierre supone una pérdida de 400 o 500 euros a la semana por mariscador: «Están afundirnos», dijo. Repsol negó cualquier implicación en el vertido del pasado 7 de marzo.