El San Rafael extirpará tumores de riñón con el robot Da Vinci

A Coruña / La Voz

A CORUÑA CIUDAD

El centro ha realizado cinco cirugías de cáncer de próstata con el equipo

09 feb 2015 . Actualizado a las 05:00 h.

El Hospital San Rafael, el único de Galicia equipado con un robot Da Vinci Xi, se prepara ya para realizar intervenciones renales aplicando la moderna tecnología.

El doctor Álvarez Castelo, del equipo de urología del centro, explicó que el paso natural es extender su uso a toda la especialidad, una vez que ya se está utilizando en las cirugías de cáncer de próstata. Por ello, el próximo paso será la extirpación parcial de tumores renales, para lo que el robot ofrece distintas ventajas: «Es más fácil la disección y la sutura, da mayor precisión», apunta.

Además, el aparato, en el que el centro privado invirtió 2,5 millones de euros, está dotado de fluorescencia, de modo que permite tener control durante la intervención del flujo sanguíneo para clampar vasos en caso de hemorragia, cuestión importante dado que «el riñón es un órgano que sangra mucho», explica el especialista.

A la espera de poder llevar a cabo la primera nefrectomía parcial, el equipo del San Rafael valora positivamente la aplicación del robot Da Vinci desarrollada desde el pasado 9 de diciembre, cuando practicaron la primera operación para extirpar un cáncer de próstata. «Los principales problemas de la cirugía abierta convencional eran las secuelas, ya que el paciente se arriesgaba a sufrir impotencia e incontinencia; con el robot logramos mayor precisión para conservar los nervios y se reduce de forma muy importante la pérdida de potencia sexual», señala Álvarez Castelo.

Según los datos que manejan los especialistas, por el método convencional hasta la mitad de los pacientes presentan problemas tras la cirugía, mientras que con el robot baja hasta el 20 % el índice de secuelas, apartado en el que también influyen factores como la edad del enfermo.

Desde la incorporación del equipamiento, el San Rafael ha llevado a cabo cinco casos de cáncer de próstata con buenos resultados, ya que el equipo médico contaba ya con experiencia en la cirugía laparoscópica. «El robot facilita los movimientos del cirujano y cuenta con instrumentos más precisos», explica, de modo que los especialistas han tenido que entrenarse en el funcionamientode la consola desde la que manejan los brazos del aparato, que físicamente se mueven encima del paciente. «Proporciona una imagen en tres dimensiones con un aumento de hasta treinta veces de la zona a operar, la sensación de inmersión es total», describe Castelo.

En un futuro, el San Rafael planea extender el uso del Da Vinci a otras especialidades, como los tumores del aparato digestivo, ginecología, cirugía pediátrica, torácica e incluso cardíaca.