Los reyes, en la muestra de Picasso

El regreso del artista a la ciudad de su infancia «cambiará su biografía»


A Coruña / La Voz

Marchó de Málaga y A Coruña le acogió siendo un niño y en la ciudad dio sus primeros pasos como artista. Antes de marcharse, para no regresar, se llevó las palabras de un crítico de arte publicadas en este diario augurándole un prometedor futuro. Ahora, desbordados ampliamente aquellos augurios y cuando se cumplen los 120 años de su primera exposición en un bajo de la calle Real, Pablo Ruiz Picasso (Málaga, 1881- Mougins-Francia, 1973) regresa a la ciudad para protagonizar la exposición El primer Picasso. A Coruña 2015. La inauguración, en el Museo de Belas Artes, contará con la presencia de los reyes, una prueba de la importancia que supone la misma.

La muestra permitirá hacer, «a través de más de doscientas piezas, de las cuales 70 son de Picasso, un recorrido por unos años fundamentales en la formación del genio andaluz, los que transcurren desde su llegada a la ciudad, en octubre de 1891, hasta su marcha en abril de 1895», explican los organizadores de una exposición que, según el alcalde, Carlos Negreira, hará que los biógrafos del pintor se vean obligados a «cambiar su biografía» con el fin de darle la relevancia que hasta el momento no se le daba a la etapa coruñesa de este pintor universal.

Y es que el tiempo que vivió en A Coruña «fueron unos años intensos durante los cuales Picasso conoció el amor, padeció la muerte de una persona muy querida (su hermana), inició su formación académica, recibió la influencia de artistas gallegos contemporáneos, tuvo su primer mecenas (Ramón Pérez Costales), creó sus primeras obras destacadas y protagonizó su primera exposición, de la cual se cumplen ahora 120 años. Todo esto sucedió en A Coruña», enfatizan desde el Ayuntamiento.

La muestra reúne, junto a obras del artista creadas en A Coruña, piezas suyas posteriores, pero que guardan relación con ese período, obras de pintores contemporáneos de Picasso y que ejercieron influencia sobre él, y abundante documentación y objetos relacionados con la producción gallega del artista.

El recorrido por la muestra se estructura en nueve grandes núcleos temáticos, uno de los cuales situará al visitante en el contexto histórico con un contenido formado por pinturas, esculturas, fotografías y documentos que muestran cómo era la ciudad de A Coruña de los años noventa del siglo XIX. En la misma línea, aunque ya formando parte del apartado dedicado a la formación académica del pintor, podrán verse, además de documentos escolares, «dibujos realizados por Picasso como ejercicios académicos, confrontados con sus modelos, tanto de yeso como de lámina».

Otros apartados son el dedicado a los periódicos y caricaturas y el de los cuadernos. «Escenas cotidianas o bélicas, eventos de actualidad y caricaturas fueron algunos de los temas que el joven Picasso, siempre atento a la realidad que le rodeaba, dibujó sobre álbumes, papeles sueltos o incluso sus manuales escolares, aunque también utilizó soportes menos habituales, como platos de cerámica, un material que empleó aquí por primera vez», explican. Además, los dos álbumes de dibujo que Picasso realizó en A Coruña son los primeros de los 175 que haría a lo largo de su vida y en ellos resume su estancia en la ciudad mediante dibujos y acuarelas. En este caso se exhiben unas reproducciones de los mismos.

Las mejores obras coruñesas fueron los elogiados retratos que exhibió en la calle Real

 

Muchas de las mejores obras que Picasso pintó en A Coruña son retratos, destacan los responsables de la exposición. En ellos «puede apreciarse la influencia de pintores gallegos contemporáneos», destacan, antes de recordar que las obras que articularon la primera exposición de Picasso en la ciudad, por la que recibió elogiosas críticas, eran precisamente retratos. Un ejemplo de ello son dos obras suyas que aparecen en esta columna y que tituló Hombre con gorra y Retrato de hombre que son un claro ejemplo de la habilidad mostrada por el joven artista. O La muchacha de los pies descalzos, con la que posa el alcalde a la izquierda. De todos modos, al pequeño artista no le pasó desapercibido el entorno, algo que podrá verse en la exposición en el apartado dedicado a costumbrismo y paisajes: Los rincones más característicos de la ciudad, como la Torre, la playa del Orzán o el monte de Santa Margarita fueron plasmados por Picasso sobre tablillas de pequeño formato y son sus primeras obras como paisajista. Y dado que su entorno más cercano era su familia, todos los miembros de la misma fueron retratados en reiteradas ocasiones por Picasso a lo largo de los años de estancia en la ciudad y «algunos de ellos protagonizan óleos magníficos», destacan los organizadores de la exposición.

En la amplísima panorámica del artista que podrá verse en el Museo de Belas Artes tampoco falta un apartado dedicado al bestiario. Es un aspecto que ya trabajaba entonces el artista ya que animales tan característicos de la producción de Picasso como las palomas y los toros ya estaban presentes en su obra coruñesa. Además, en uno de los lienzos de su padre, titulado Palomar y cedido al Ayuntamiento por los hermanos Juan y Ramón Molezún, el joven Picasso habría sido el encargado de pintar las patas de las numerosas palomas. Claro que, tal y como destacan los responsables de la muestra, no son los únicos animales ya que durante su estancia en la ciudad también realizó «un notable retrato de su perro Clíper».

El primer picasso. A coruña 2015

 

Exitosa presentación de la muestra en Fitur

 

La exposición El primer Picasso. A Coruña 2015 fue presentada esta semana en la Feria Internacional de Turismo, Fitur, que se celebró en Madrid. Es uno de los atractivos turísticos de la ciudad para este año y al mismo tiempo pretende contribuir a situar la ciudad «en el lugar que se merece en la trayectoria artística y vital de Picasso», apuntaron fuentes municipales. Y es que, según afirmó el alcalde, Carlos Negreira, en su presentación despertó gran interés, «tenemos a Málaga y a Barcelona muy bien posicionadas, pero falta completar el triángulo con A Coruña». También destacó en su intervención que esta exposición mostrará «una etapa hasta ahora ignorada por ser la más desconocida» y además «nos permitirá descubrir a un Picasso insólito y fundamental, porque para entender del todo a Picasso hay que comprender su etapa coruñesa».

Esta exposición ha sido promovida por el Ayuntamiento de A Coruña, que es también el organizador junto con el Museo Provincial de Belas Artes, la Consellería de Cultura de Xunta y la Fundación Emalcsa. Además, cuenta con la colaboración especial de el Museu Picasso de Barcelona, cuyo director estuvo en la ciudad el pasado mes de noviembre.

Fuentes municipales destacaron asimismo que la colaboración de los herederos del artista, «instituciones, coleccionistas privados y los principales museos picassianos del mundo (París, Barcelona y los dos de Málaga) ha permitido reunir un extenso conjunto de obras -parte de ellas inéditas o poco conocidas- que posibilitan, junto la aportación de investigaciones recientes, el estudio en profundidad de la obra temprana del genio». En esta línea apuntan que «nunca antes se había logrado reunir en una exposición un conjunto tan numeroso de piezas coruñesas de Picasso».

El primer Picasso. A Coruña 2015 está comisariada por Malén Gual, la conservadora del Museu Picasso de Barcelona, quien cuenta con el asesoramiento de un comité científico que está integrado por Antón Castro, Rafael Inglada, Elena Pardo, Eduard Vallés y Rubén Ventureira.

La muestra podrá visitarse desde el próximo día 20 de febrero hasta el 24 de mayo.

 

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de A Coruña

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos

Los reyes, en la muestra de Picasso