«Los pacientes con trastornos graves no pueden esperar por una consulta»

Organiza una jornada de clínica psiquiátrica que se celebrará en APEM

Juan Carlos Díaz del Valle.
Juan Carlos Díaz del Valle.

A Coruña / la voz

El sábado 4 de octubre se celebrará, en el salón de actos de la Asociación Pro Enfermos Mentales (APEM), un congreso sobre la atención al paciente con trastorno mental grave. Esta jornada, organizada conjuntamente por la entidad y el Servizo de Psiquiatría de la Xerencia de Xestión Integrada de A Coruña-Sergas, pretende dar a conocer el trabajo que se ha venido desarrollando en ese aspecto en los últimos años en nuestra área sanitaria, según explica el presidente del comité organizador, el psiquiatra carballés Juan Carlos Díaz del Valle (56 años).

-¿Qué trabajo quieren mostrar en este encuentro?

-En estos últimos tres años hemos creado un programa dirigido a atender a aquellas personas que padecen los trastornos más graves. Lo que ofrecemos es una asistencia médica y psicológica directa, sin demoras. Es decir, que ningún paciente tenga que esperar ni siquiera diez minutos cuando lo necesite. Porque estos pacientes no pueden estar esperando dos meses desde que piden una consulta. Y si es necesario ir a su domicilio para atenderlo, pues vamos. Queremos que se conozca esa labor, además de toda la infraestructura de APEM, con sus residencias y centros de rehabilitación en A Coruña, Carballo, Betanzos, Vimianzo y Cee. Y dado que el trabajo que realizamos con estos pacientes es un trabajo disciplinar, queremos poner en común las nuevas pautas de actuación y nuevos proyectos con todos los colectivos, organizaciones y asociaciones que trabajan en este campo. Y que vean el trabajo tan importante que están haciendo desde APEM.

-¿Cómo valora la atención a este tipo de pacientes en el área sanitaria de A Coruña?

-Nunca la asistencia que prestamos es la que desearíamos, siempre queremos algo mejor. Pero hay que reconocer que en los últimos tres años ha habido un cambio cualitativo muy importante al crear un equipo que dispone de psiquiatra, psicólogo, enfermera, auxiliar, trabajador social y terapeuta ocupacional en exclusiva para este tipo de pacientes. Esto es fundamental, porque además del tratamiento psicofarmacológico es necesario establecer estrategias psicoterapéuticas que permitan a los pacientes adquirir mayor conciencia de su problema.

-¿Sigue existiendo un estigma sobre estos trastornos?

-Recuerdo cuando empecé en este maravilloso oficio de psiquiatra, hace ya 30 años, que la gente no quería asistir a las consultas por miedo a lo que pudieran decir los demás. Hoy en día la asistencia psiquiátrica está integrada dentro de la red general de sanidad, cosa que antes llevaban las diputaciones en los antiguos hospitales psiquiátricos. Poco a poco, la sociedad va siendo consciente de esta realidad, porque hay que tener en cuenta que el trastorno mental es algo relativamente frecuente. Cuatro de cada diez personas tendremos algún tipo de trastorno mental a lo largo de nuestra vida, así que es algo con lo que tenemos que convivir. Y lo que nos falta es que estos pacientes, una vez se recuperen, puedan volver a reintegrarse en su vida laboral.

-¿Es posible esa inserción?

-Sí, y el mejor ejemplo lo tenemos en el taller de cerámica de APEM, donde todos los que están allí reciben una prestación económica por su trabajo. O en los contratos de mantenimiento de jardines que la asociación ha conseguido en ayuntamientos como Cambre o Culleredo. Pero sin la sensibilidad y el apoyo de toda la sociedad es imposible la integración de estas personas con trastorno mental grave. Tenemos que seguir luchando para ser cada vez más eficientes, porque somos conscientes de que hay muchos pacientes a los que todavía no llegamos.

Juan Carlos Díaz del Valle psiquiatra

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de A Coruña

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
5 votos

«Los pacientes con trastornos graves no pueden esperar por una consulta»