Javier Estrada, autor confeso del crimen de los mellizos: «Lo único que puedo decir es que no sé cómo pudo pasar lo que pasó»

Finaliza el juicio por el asesinato en A Coruña con el alegado final del principal acusado y varios testimonios que inculpan a Mar Longueira, la madre de los niños


A CORUÑA / LA VOZ

«Lo único que puedo decir es que no sé cómo pudo pasar lo que pasó». Esas fueron las únicas palabras que Javier Estrada, el asesino confeso de los mellizos de Monte Alto, dijo en su alegato final. Tras una última sesión de seis horas, el juicio queda listo para sentencia. Sobre la mesa, una petición de penas que llega a los 40 años por parte de la acusación particular,por dos delitos de asesinato, junto a otro de malos tratos continuados y varios de lesiones que podrían llevar la sentencia final a los 50. Frente a ello, su defensa pide seis años de internamiento en un centro pisquiátrico alegando un retraso mental, unido a un trastorno paranoide y una falta de control de los impulsos.

De todos modos, ayer la protagonista de la jornada fue Mar Longueira. A ella, tanto la acusación particular como la Fiscalía, le atribuyen dos delitos de homicidio imprudente, penados con 4 años de prisión cada uno, junto a otros de lesiones y malos tratos. Durante toda la sesión, varios testigos declararon en su contra. Su examiga Marta Sánchez, que en su día la apoyó y montó una plataforma para defender su causa, llegó a decir que, en una ocasión, ella le había confesado: «Si le hubiera hecho caso a mis hijos estarían vivos y no muertos». Además, una vecina de su edificio aseguró que maltrataba a los niños constantemente: «Oía los golpes todos los días». Y, por último, una compañera de trabajo afirmó que su hija, que había cuidado a los pequeños, decía que «Javier maltrataba a los hijos» señalando que Mar lo sabía.

En los alegatos finales, la fiscalía denunció la existencia «de un pacto de silencio de todo el entorno de la familia» que dificultó el esclarecimiento de los hechos. Pero, aún así, aseguró que Javier Estrada es «perfectamente imputable y consciente de lo que hizo». A Mar Longueira le reprochó su «inanición dentro de su papel de garante». La acusación particular, se sumó a lo dicho: «La madre era conocedora de lo que estaba ocurriendo y no hizo absolutamente nada». Las defensas minimizaron las penas. La de Mar Longueira pidió la libre absolución de su defendida y lamentó que su representada «ya está condenada en la calle, aunque afortunadamente nos quedan los tribunales». Y la abogada de Javier Estrada, descartó las lesiones y malos tratos, rebajando a la calificación de homicidio los hechos y atenuándolos por su enfermedad psiquiátrica.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de A Coruña

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
5 votos

Javier Estrada, autor confeso del crimen de los mellizos: «Lo único que puedo decir es que no sé cómo pudo pasar lo que pasó»