Los Gormiti vencieron al fuego del volcán en el Coliseo

Javier Becerra
Javier becerra A CORUÑA / LA VOZ

A CORUÑA CIUDAD

10 abr 2011 . Actualizado a las 06:00 h.

Al final la naturaleza terminó venciendo al fuego del volcán. Estaba previsto, pero ello no fue impedimento para que cientos de niños gritasen, pataleasen y se emocionasen en el Coliseo cuando vieron a sus héroes ganar el combate. Eran Los Gormiti, los personajes de una popular serie de dibujos animados italiana. Ayer salieron de la televisión y se hicieron de carne y hueso en A Coruña. A juzgar por los aplausos, el éxito fue rotundo. Si se miraba a la grada, sin embargo, la audiencia estuvo por debajo de lo esperado.

Unas 1.500 personas disfrutaron de uno de los fenómenos infantiles de la temporada. Armados muchos de ellos con la espada oficial (disponible en la entrada por 15 euros junto aun amplio abanico de merchandising), los niños no tardaron en pronunciarse. «Los Gormiti están aquí, ¿estáis preparados?», preguntaba la voz en off en los momentos previos. El sonoro «Síiiiiiiiiiiiiii» no tardó en escuchar desde los asientos. Respecto a la advertencia en la que el viejo Sabio invitaba «a los niños miedicas a volver a casa» no tuvo efecto. Nadie se movió de su sitio. Y, en cuanto se abrió el telón, empezó la aventura.

Los Gormiti habitan en una isla mágica en la que se disputa una lucha entre las fuerzas del Bien y del Mal. El Bien lo representan los propios Gormiti concretizados con los elementos de la naturaleza -aire, agua, tierra y bosque-. El Mal es el fuego que vierte un volcán, amenazando destruirlo todo y sumir la isla en la caos. Con esas claves, el espectáculo explicó cómo surgieron los héroes con espectaculares acrobacias, danza y una gran plasticidad.

Lucha titánica

«Nosotros somos vida y el fuego es destrucción», les dijo el Sabio a Los Gormiti antes de enfrentarse al volcán. De hecho, pidió a los niños que le transmitiesen toda la fuerza posible. Y estos empezaron su lucha en pos de la conquista de la montaña de lava. Durante unos veinte minutos se estableció una lucha entre las fuerzas del Mal y del Bien, entre los ánimos de la audiencia que celebró la victoria de Los Gormiti.

Al final, los héroes bajaron a saludar a sus fans a la platea y la grada. Y estos se fueron a casa la mar de contentos.