Toda la comarca se quedó helada


A Coruña/la voz.

Para que en A Coruña nieve tiene que hacer muchísimo frío. De hecho, en el último siglo solo ha ocurrido en medio centenar de ocasiones. Ayer lo ha vuelto a hacer y eso es un acontecimiento. La suerte es que no sopló el viento, que si lo llega a hacer la sensación térmica sería todavía más gélida. Aun así, con lo que hubo fue más que suficiente. A Zapateira, como ocurrió el pasado 9 de enero, volvió a cubrirse de blanco, con temperaturas que no superaron a lo largo del día los cuatro grados, llegando a bajar de cero durante la noche, cuando cayó la gran nevada que complicó, y mucho, a los residentes de la zona ir al trabajo o al colegio. Ya en el centro el problema fue el granizo. Hubo mucho durante la noche y menos durante el día, cuando la lluvia iba y venía. El temporal afectó a la red semafórica. Fueron muchos los semáforos inutilizados, como en San Andrés, Gregorio Hernández o avenida de la Habana. Eso complicó todavía más el tránsito; si bien no hubo accidentes de importancia salvo el que dejó herido a un motorista en la plaza de Pontevedra. El conductor perdió el control debido al granizo y se fue al suelo.

Diez centímetros

En la comarca lo pasaron también muy mal. El frío polar se dejó notar acompañado de muchísima nieve fue en la comarca, en las zonas más alejadas de la costa. En Teixeiro, Curtis, Aranga, Paderne, Irixoa o Vilasantar había zonas en que la nevada superaba los diez centímetros de altura. También se vio en Carral, un lugar en el que, como en A Coruña, son contadas las nevadas.

Esa masa de aire polar que afecta a todo el norte de España, con temperaturas que alcanzaron los tres grados bajo cero en muchas zonas del interior de la comarca, hizo que la lluvia cuajase en forma de nieve para más tarde convertirse en peligrosas capas de hielo. La zona con más complicaciones de la ciudad fue A Zapateira, que amaneció cubierta de nieve. Las dificultades para circular no se hicieron esperar. Muchos residentes no fueron capaces de sacar sus coches del garaje debido a que el hielo les hacía patinar. Y los accesos al colegio Montegrande volvieron a cortarse al tráfico debido a la presencia de placas de nieve que impedían el tránsito de los buses y de los coches. Una patrulla de la Policía local acudió a la zona para regular el tráfico y ponerlo todo de nuevo en su sitio.

Las tormentas de nieve que se sucedieron a lo largo de toda la jornada de ayer complicaron la circulación en muchas zonas, como en el municipio de Irixoa, donde la vía que une Adragonte y Areosa permaneció inaccesible casi toda la mañana. Además, hubo un manto importante en los municipios del interior, como Paderne, Aranga, Irixoa, Oza dos Ríos, Sobrado, Mesía y Curtis. Precisamente en este último fue donde se registraron más problemas para circular por las carreteras a causa de las placas de hielo y de las intensas tormentas que se registraron. La vía que une Curtis y Montesalgueiro generó muchos problemas a los conductores, mientras que la carretera que une A Castellana con Sobrado dos Monxes también supuso un reto para automovilistas y peatones.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de A Coruña

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos

Toda la comarca se quedó helada