Cada familia invitada, en una mesa independiente

Una enfermera organiza en Coirós una fiesta con cuatro familias bajo estrictas medidas de seguridad

San Xoán en Coirós, guardando la distancia de seguridad
San Xoán en Coirós, guardando la distancia de seguridad

A Coruña / LA Voz

Hay profesionales que llevan grabada a fuego la seguridad familiar durante la relajación social. Personas que, sin renunciar al ocio, procuran tomar medidas para que el fantasma del coronavirus no se haga realidad. Por eso Aurora, una enfermera del Chuac, celebró la noche de San Xoán invitando a su casa a los familiares más cercanos ante la lumeirada. Pero con una disciplina casi oriental. «Los miembros de cada casa, en una mesa independiente», señala Aurora en su finca de Coirós.

En total, cuatro unidades familiares se sumaron a este encuentro. Cinco mesas en el césped. Y mascarilla en las presentaciones. «Tiene que ser así, lo estamos viendo, hay gente mayor y nadie sabe quién puede ser transmisor de esta enfermedad», señala la enfermera, madre de dos hijas. «Nadie me ha dicho que sea exagerada, al contrario, todos se sienten más seguros disfrutando con seguridad de la gente con la que quieres estar», añade.

O en mesas grandes

Tampoco es que hayan esperado a la noche del 23 de junio para verse por primer vez. Todos son de Coirós, y la secesión de fases les permitió verse tras varias semanas de confinamiento. «Pero siempre alrededor de una mesa grande, con distancia prudencial entre unas familias y otras, aunque las nietas no tardaron en darle abrazos a las abuelas, que no besos, claro», explica la sanitaria unas horas antes de llegar la medianoche, en la que está previsto el encendido de la gran hoguera. El montículo alcanza los dos metros. Pero también la seguridad aquí sigue primando. «Mi tío ha limpiado una especie de cortafuegos, pero aún así, si se levanta viento no la vamos a encender, optaríamos por esa más pequeña», dice Aurora mientras señala una pila de madera que parece hija de la que preside el recinto.

«Medidas sencillas»

Aunque a ella no le tocó estar directamente con los enfermos de covid-19, sí fue testigo de los momentos de presión en las urgencias del hospital, la falta de recursos, y los largos protocolos que debía seguir tanto antes como después de trabajar. «Ahora, al menos en el área de A Coruña la cosa está bastante tranquila, y seguirá así si todos colaboramos y tomamos medidas sencillas», explica mientras señala al grupo de mesas de su jardín.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de A Coruña

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

Cada familia invitada, en una mesa independiente