Los ladrones cumplen con la ley

Roban en Coirós la placa de los caídos que el Concello iba a retirar junto con la cruz para aplicar la memoria histórica


Coirós / La voz

Junto a la casa consistorial de Coirós, a orillas de la N-VI, se alza un monumento de piedra en forma de cruz que rinde homenaje a los soldados caídos por la causa franquista en la Guerra Civil. Desde hace diez años, con la entrada en vigor de la ley de memoria histórica, algunos vecinos y el BNG local han reclamado con insistencia la retirada de ese y otros vestigios del pasado más oscuro del siglo XX español.

Y el Ayuntamiento se ha hecho el remolón alegando una explicación económica. «Trasladar la cruz y adecentar el pozo trasero nos cuesta cerca de 6.000 euros», explicaba ayer el alcalde, Francisco Quintela. «¿Te das cuenta? 6.000 euros, casi la misma cantidad que acabamos de repartir en becas a los estudiantes del municipio». «No es que no queramos cumplir con la ley de memoria histórica, pero reconocemos que en este Concello hay otras prioridades», apostilla.

Y ayer al mediodía se percató de que alguna o algunas personas le han adelantado parte del trabajo. En un principio pensó que alguien del Ayuntamiento había retirado la placa de mármol con el nombre de los caídos (de hecho, recientemente se retiró otra placa con el nombre del dictador). Pero tras varias llamadas descubrió que nadie se había encargado de su retirada.

-Nos la han robado.

Minutos después, el concejal de Obras, Manuel Corral, lo confirmaba. «Lo teníamos presupuestado pero para hacer todo junto, no así», explicó el edil, quien incluso se tomó el descubrimiento de la sustracción con tono de broma: «Ya puestos, se podrían haber llevado la cruz también, nos habrían ahorrado mucho tiempo y dinero». Con la obra y la eliminación de un pozo ya seco en la entrada de la casa consistorial se construirá una pequeña plazoleta.

Estaba previsto que la placa de mármol se incorporara al archivo municipal, ubicado en la planta más alta del edificio del Ayuntamiento, o incluso podría ser donada al Museo das Mariñas de Betanzos. «Al fin y al cabo, es un documento histórico, nos guste o no», dice un trabajador del Ayuntamiento.

¿Móvil económico o nostálgico?

No está en la agenda del alcalde de Coirós presentar denuncia por el robo. Ni tampoco está claro el móvil del delito. La placa de mármol puede tener su valor, pero tampoco descartan que hubiese sido un nostálgico de la causa franquista, o incluso un familiar de alguno de los nombres que figuran en ella, quien pretendía así rescatarla antes de que desapareciese. Así que, de forma fortuita, el gobierno local de Coirós comienza a cumplir la moción del BNG aprobada a principios del 2016.

¿Y cuál es el plan para la cruz de granito? Quizá su destino no está muy lejos. Una vez eliminada la placa y cualquier alusión a la Guerra Civil, el párroco de Coirós, se la ha pedido para la iglesia más próxima a la sede consistorial. «Me servirá como altar para la procesión del Corpus», explica el sacerdote Juan Jacobo Ardá. «Es una pena que una estructura tan buena sea desaprovechada», añade.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de A Coruña

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
5 votos
Comentarios

Los ladrones cumplen con la ley