Queirís, donde la N-VI multiplica su peligro

Fomento mantiene su deuda de medidas de seguridad con este tramo de Coirós, donde los vecinos están recogiendo firmas


Coirós / La Voz

Mientras los vecinos posaban para la fotografía de este reportaje, muchos coches pasaban a escasa distancia a velocidades muy superiores al límite de 50 kilómetros que exige la señal. Apenas dos horas antes, un camión realizaba una maniobra ilegal y peligrosa para rectificar su trayectoria. Es el mismo tramo donde hace solo una semana un hombre perdía la vida en accidente de tráfico engrosando una lista de la que los vecinos de Queirís, en el municipio de Coirós, ya hace tiempo que perdieron la cuenta. El Ministerio de Fomento tiene en este punto de la N-VI (kilómetros 567 a 572) una patata caliente incapaz de resolver y los vecinos, un riesgo diario en su vida cotidiana. El epicentro de sus males es una maraña de pintura blanca a medio borrar, un híbrido de glorieta y cruce salpicado de señales y en el que quien entra por primera vez ha de tomarse su tiempo para interpretarlo correctamente.

La Asociación de Vecinos de Queirís lleva días recogiendo firmas para presentar ante la Demarcación de Carreteras sugiriendo algunas medidas concretas que pongan fin al constante peligro de este tramo. Se sienten los últimos de la fila al ver cómo Fomento sí actúa en otros lugares. «Non hai máis que ir pola estrada de Santiago e ves como eliminaron os carrís lentos», explica Juan Ignacio López. Y hay ejemplos mucho más cercanos, como en Cortiñán (Bergondo), donde el carril lento se ha transformado en otro de incorporación desde la gasolinera o en la salida y entrada a Vixoi. Es lo mismo que aquí piden para Armea o la subida de Collantres tras el cruce: terminar con el doble carril que invita a pisar el acelerador. «Nos últimos dez anos creceu moito o número de residentes e o problema agora é máis grave, a seguridade é máis necesaria que nunca», explica Domingo Presas, presidente de la asociación vecinal, quien denuncia que la N-VI es una frontera interior muy incómoda para los vecinos, al margen de los cruciales problemas de seguridad. «Subindo non podes virar ata chegar ao cruce da Espenuca», sentencia.

El pasado mes, la concejala del BNG, Pura Ferreño, se hizo eco de esta situación y llevó a pleno una moción para pedir medidas a Fomento, recordando que el Ministerio lleva ocho años sin invertir en seguridad en este tramo. El documento propuesto por el grupo nacionalista hacía especial hincapié en la bajada al cruce de Betanzos, conocido como O Mende. El gobierno local de Francisco Quintela (PP) votó en contra alegando que ya llevaba meses de gestión en ese mismo asunto.

«Aquí hai un risco moi grande coas paradas do bus escolar, eu nunca deixo aos meus fillos que camiñen sos ate a casa», añade un vecino. Por otro lado, la orografía del tramo provoca otro tipo de peligros añadidos. «Periódicamente pasan camiones cargados de grano y en la cuesta pierden parte de la carga y convierten la carretera en una pista de patinaje para los coches».

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de A Coruña

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos
Comentarios

Queirís, donde la N-VI multiplica su peligro