La mitad de los niños del Vicente Otero de Carral, con el comedor en el aire

La dirección asegura que no cuenta con suficiente personal como para cubrir los dos turnos de la comida

Comedor del colegio CEIP Vicente Otero Valcárcel de Carral
Comedor del colegio CEIP Vicente Otero Valcárcel de Carral

Carral

Alrededor de 200 alumnos del Vicente Otero Valcárcel, el colegio de Carral, podrían quedarse sin comedor desde la próxima semana si no se resuelven las dificultades para atender los turnos de comida establecidos en el centro de infantil y primaria a raíz de los protocolos de protección frente a la pandemia del coronavirus. Así lo ha asegurado la dirección, que señala que por el momento el servicio se está prestando gracias a profesores voluntarios.

«Ademáis de que non entra nas súas funcións, os docentes non teñen cobertura legal para prestar este servizo», señalaron desde el centro, que están a la espera de que la Consellería de Educación aporte alguna solución para no dejar a las familias desasistidas.  

Hasta el momento, en el Vicente Otero de Carral contaban con 13 monitores para atender a los más de 300 niños que solicitan el servicio de comedor. Con la irrupción del covid, y tras formarse 21 grupos de convivencia estable en las aulas, el centro solicitó ocho monitores más para hacer frente a las necesidades de atención del comedor. «Nós non podemos atender aos alumnos. Por uns días, o profesorado está facendo o favor de estar presente tamén no comedor. Pero isto non se lle pode pedir como un favor», indica la directora del centro. 

Desde la consellería, le explican que por el momento, sea el personal docente el que asuma la responsabilidad de atención a los alumnos en el servicio de comedor «por unos días ata que se solucione», según indica la directora. «A min as palabras non me arreglan nada», continúa. 

El equipo directivo del Vicente Otero de Carral se plantea suprimir el segundo turno de comedor al no poder garantizar las medidas de atención y seguridad de los alumnos. «Sería unha pena ter que eliminalo, pois isto é un servicio social e tamén axuda a conciliación das familias», explica. Por esa razón, el centro es conocedor de la importancia del servicio y están intentando hacer todo lo posible para no prescindir de él.

La continuidad del servicio de comedor en el Ría do Burgo, en duda tras la reducción de personal

S. P.

La empresa de cátering destina 12 monitores para atender a los 330 alumnos que tienen una plaza asignada

En el CEIP Ría do Burgo no se garantiza la continuidad del comedor tras la decisión de la empresa que gestiona el servicio de reducir el número de personas que atenderán a los alumnos de 14.00 horas a 16.00 horas. «Non só nos dixeron que non íamos ter máis monitores, senón que pasariamos dos 16 que xa tiñamos a 12», explica Óscar Lamiño, jefe de estudios del Ría do Burgo.

El equipo directivo del centro se enteró de esta decisión el día previo al inicio del curso para los más pequeños de infantil y los tres primeros cursos de primaria «coas prazas xa asignadas e cos alumnos admitidos», indica el director del centro, Vicente Muñoz. De este modo, Muñoz asegura que «non podemos garantizar a seguridad dos nenos». Pues no hay personal suficiente para realizar los traslados de los grupos, ni tampoco se pueden desinfectar correctamente las 50 mesas y 200 sillas en los 20 minutos entre turno y turno. «Non hai tempo material», continúa.

Seguir leyendo

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de A Coruña

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

La mitad de los niños del Vicente Otero de Carral, con el comedor en el aire