El pleno de Cambre niega la confianza a María Pan pero sin consecuencias en el horizonte

T. Silva CAMBRE / LA VOZ

CAMBRE

Tras el pleno, María Pan agradeció el apoyo a los concejales de Alternativa dos Veciños.
Tras el pleno, María Pan agradeció el apoyo a los concejales de Alternativa dos Veciños. Atr

La oposición tiene 30 días para presentar una moción de censura que el BNG ve inviable por lo que los presupuestos del 2024 quedarán aprobados en julio

06 jun 2024 . Actualizado a las 13:57 h.

Si no cambian las votaciones, el resultado acostumbra a ser el mismo. El pleno de Cambre de este jueves negó la confianza a la alcaldesa María Pan por 11 votos a 10, los mismos números que hace una semana en la votación de los presupuestos del 2024. De este modo, se abre un plazo de 30 días para que la oposición formalice otra propuesta de gobierno a través de una moción de censura. De lo contrario, las cuentas propuestas por Unión por Cambre quedarán automáticamente aprobadas cumplido ese plazo. Y será lo que ocurra porque los acuerdos PP-PSOE chirrían incluso a nivel municipal, y porque el PP y el BNG son agua y aceite. Las tres formaciones reiteraron su negativa en una sesión en la que la palabra «diálogo» ocupó la cima de la montaña de los términos más repetidos. Por contra, UxC recibió de nuevo el apoyo de los dos concejales de Alternativa dos Veciños y la edil no adscrita Elena Lauda.

Al igual que las votaciones, se repitieron, más o menos, los mismos reproches. Gobierno y oposición se acusaron de trazar líneas rojas, se volvieron a desvelar conversaciones privadas de antes y después de la investidura de María Pan, que con el de este jueves, ha presidido ya siete plenos en menos de tres meses. 

La regidora apremió a la aprobación de la cuestión de confianza, pidiendo incluso la abstención de la oposición «porque Cambre non está para perder 30 días», y anunció que en breve convocará a los partidos a un nuevo pleno para votar otro suplemento de crédito. La portavoz popular, Diana Piñeiro, acusó a la alcaldesa de diseñar con la cuestión de confianza «un lavado de imaxe para presentarse como salvadora ante os veciños». Le recordó que la oposición representa a más de la mitad de la población de Cambre y en el final de su alocución señaló que «al PP lle preocupa o desnortada que está a alcaldesa». 

Los que fueron socios de gobierno hasta marzo pasado siguen a años luz de María Pan. El socialista Diego Alcantarilla habló de la «soberbia y la arrogancia de UxC, si no se gobierna como quieren, lo imponen». Desveló que el año pasado su partido había solicitado la concejalía de Obras y Servicios, «pero cedimos por el bien de Cambre». No ocurrió lo mismo cuando, tras la dimisión de Óscar Patiño, el PSOE pidió contratación y la alcaldesa se lo negó. Ahí comenzó el gobierno en solitario. «Desde que nos fuimos, la única llamada que recibimos fue para aprobar sus salarios». 

El BNG reiteró su discurso de la rueda de prensa de un día antes. Dani Carballada lamentó de nuevo «que non houbera unha reunión para negociar o orzamento co BNG, sabendo que partimos de posturas diferentes». Diferentes sonaron las palabras de Raúl Varela (Alternativa dos Veciños), quien se desdijo del «gatopardismo» citado en el pleno de investidura de María Pan, cuando aseguró que los cambios en la alcaldía eran para que nada cambiara. «Pero sí estamos viendo cambios, estábamos equivocados, estamos accediendo a la información que solicitamos. Hay que reconocer el valor de esta alcaldesa y su gobierno que, pese a estar en minoría, han traído los presupuestos y suplementos de crédito pese a los informes desfavorables de las habilitadas nacionales, aunque ellas hacen su trabajo», concluyó.