Proyectos internacionales para educar y formar a la sociedad del futuro

Tamara Rivas Núñez
T. Rivas A CORUÑA

CAMBRE

MARCOS MÍGUEZ

El IES ALfonso X O Sabio de Cambre lleva casi dos décadas ofreciendo a sus alumnos la posibilidad de tener una visión más global a través de intercambios con otros centros europeos

20 may 2021 . Actualizado a las 09:23 h.

Conocer otros países, empaparse de culturas diferentes e interactuar en un idioma que no es el propio con personas con costumbres muy distantes a las nuestras ayuda, sobre todo cuando uno todavía no ha llegado a la vida adulta, a adquirir una amplitud de miras con la que caminar sin prejuicios hacia el futuro. En el IES Alfonso X O Sabio de Cambre llevan casi veinte años persiguiendo este objetivo a través de proyectos internacionales que necesitaban de meses de trabajo intenso por parte de sus profesores para recibir la aprobación y medios necesarios con los que llevarlos a cabo. Sin embargo, todo ese proceso les resultará a partir de ahora más sencillo, ya que acaban de conseguir la acreditación del Servicio Español para la Internacionalización de la Educación (Sepie) -es el único a nivel gallego que lo logró tanto para la educación escolar (ESO y bachillerato) como para la formación profesional- para los próximos siete años. 

Su directora, Belén Vidal, afirma que son un «centro moi dinámico, pero ás veces custa visibilizar todo o que facemos». Una evidencia de ese dinamismo son los tres proyectos internacionales que están desarrollando. El de FP cuenta con la colaboración del IIS Stendhal de Civitavecchia, ubicado en la provincia de Roma, y permite a los alumnos del grado medio de Gestión realizar tres meses de prácticas en Italia. «Normalmente é alumnado con escasas posibilidades que apenas saíu de Galicia e esas prácticas sérvenlles para enchelos de experiencias vitais que os van a axudar a formarse como persoas», explica Beatriz Alonso, vicedirectora y responsable de la faceta educativa internacional. Para fomentar el esfuerzo se exige un mínimo académico y, a cambio, los alumnos que quieran realizar estas prácticas en Italia reciben una beca de 800 euros al mes para su estancia y el pago tanto del alojamiento como del viaje.

El segundo de los proyectos, dirigido a alumnos de entre 3.º de ESO y 2.º de bachillerato, pretende poner en marcha acciones relacionadas con la coeducación, la desigualdad y la violencia de género y hacerlo de manera conjunta con centros turcos, polacos y rumanos. «É complicado xa que para eles saír do país e meterse noutra familia é todo un abismo», reconoce Alonso. Pero tras dos semanas de inmersión internacional, «a experiencia resulta tremendamente positiva», hasta el punto que cuando vuelven «xa andan coa idea na cabeza de facer un Erasmus cando cheguen á universidade». Cuentan con financiación para que viajen siete alumnos por curso -si son más se decide por sorteo- que adquieren el compromiso de participar activamente en todas las actividades y acoger a un estudiante extranjero en sus casas.

Para trabajar el ámbito de la igualdad han realizado charlas, ponencias, talleres, dramatizaciones, cortometrajes... Además, siguiendo esta línea, están desarrollando el plan de igualdad del centro y trabajando sobre una serie de unidades didácticas con las que profundizar en el uso del lenguaje inclusivo, los estereotipos o la visibilidad.

El tercero de los planes de carácter internacional, todavía en una fase más inicial, pretende lograr la integración a través de la música. Se hace en colaboración con el Instituto Rita Levi-Montalcini di Fontanafredda, en el noroeste de Italia, y serán los alumnos de 2.º de la ESO los que se beneficien del intercambio.