El jardín es la nueva sala de estar y los rincones verdes llenan las casas

Rodri García A CORUÑA

CAMBRE

De la Puente destaca tendencias como los bulbos de floración para el verano o las dalias.
De la Puente destaca tendencias como los bulbos de floración para el verano o las dalias. Ángel Manso

Cuenta el libro del Génesis que la primera pareja humana vivía en el jardín del Edén por el que hasta el mismo Dios paseaba. Unos miles de años después, el jardín es de nuevo el centro de la vida, el espacio para recibir visitantes, la nueva sala de estar en la que acomodarse

16 abr 2021 . Actualizado a las 09:47 h.

Acera, verja, zona ajardinada y casa. Ese es el orden en alguna de las urbanizaciones que hay en uno de los viales que va de Santa Cruz a Mera (Oleiros). Es algo habitual en muchas otras viviendas de la comarca de As Mariñas donde la zona ajardinada tiene ahora una enorme importancia. Y es que ese es el nuevo orden de preferencias por parte de los moradores ya que los espacios ajardinados, pequeños o grandes, son el nuevo centro de la vida social. Ante la imposibilidad de recibir visitas en el interior de las casas, el jardín es la nueva sala de estar en la que acomodarse, acoger alguna visita sin contravenir las normas o, simplemente, disfrutar de un ansiado espacio al aire libre. En la mencionada urbanización se pueden ver desde la calle esos espacios, pequeños, con mesa, sillas y en algún caso, toldo incluido. También abundan en otros municipios próximos, como el de Bergondo, en las que la zona ajardinada ocupa tanto espacio o más que la propia vivienda.

Pero cuando el hábitat es reducido, el confinamiento ha ayudado a descubrir esos recunchos casi olvidados que se han ido convirtiendo en rincones verdes llenos de plantas o flores, aunque en la mayoría de los casos deben cumplir una premisa fundamental: que no supongan mucho trabajo de mantenimiento.

«La gente quiere poner su huertito aunque sea en casa». Esto sostiene María José de la Puente González, desde hace casi un cuarto de siglo responsable de la tienda de huerta y jardín Rincón Verde, en A Coruña. Cada día extiende y recoge todo un jardín que despliega delante de su local, que está ubicado detrás del Palacio de Justicia, en la calle Notariado. Comenta que durante estas semanas la demanda es principalmente de planta de temporada, de flor, de huerto. Constata fenómenos curiosos como «los bulbos de floración para el verano que se venden muchísimo, está habiendo un auténtico bum». Esta perita agrícola natural de Ponferrada destaca asimismo la venta de dalias «que se veían como un poco antiguas pero este año están muy de moda y la gente pide colecciones de distintas familias, tamaños y alturas».

También es notoria la demanda de plantas para interior algo que María José de la Puente atribuye a que durante el confinamiento «ves ese rinconcito en el que no habías reparado y al estar en casa te fijas y te planteas 'pues ahí quedarían bien unas plantas'». En estos casos la solución más habitual que le plantean sus clientes es la de los bodegones: «Poner ahí tres o cuatro plantas todas juntas».

Para el interior, también los cactus tienen bastante demanda porque «quieren plantas que no necesiten mucho cuidado, con un riego mínimo. Verde sí, pero que no les dé más trabajo». En este sentido la idea de los compradores es la de llevar plantas naturales «pero que le den casi el mismo trabajo que si fueran artificiales». Las plantas aromáticas para interior son muy demandadas porque «la gente quiere tener su perejil, su albahaca, su menta para en un momento dado hacerse un mojito...». Además de otros productos de huerta, como los tomates, que los más atrevidos cultivan en sus casas. Si el verde gana terreno en los interiores y en las viviendas que carecen de jardín, cuando las casas cuentan con una zona ajardinada las posibilidades se multiplican exponencialmente.

Claro que el cuidado y mantenimiento del jardín supone disponer de herramientas y maquinaria para ello. Manuel Martínez es el responsable de Galaika Parques y Jardines, que tiene su sede en Cambre (polígono de Graduil). Una motosierra colgada en la entrada de las instalaciones recibe al visitante, además de un cartel con la última oferta: un cortacésped con sus diversos accesorios. Se trata de «una tienda especializada en la venta, alquiler y reparación de maquinaria forestal y para jardinería. Motosierras, cortacéspedes...», explican los responsables de la firma en una página web que en estos momentos están renovando.

Por ahora, como reconoce Martínez, es prioritario atender a la elevada demanda que están teniendo, tanto en la tienda de venta de maquinaria, como en el taller donde el afilado de cuchillas y cadenas es uno de los servicios que prestan, además de una atención técnica multimarca. Las de Galaika son prestaciones que han crecido notablemente con la nueva vida social al aire libre que ha provocado la pandemia y que en este primer mes de la primavera continuará creciendo.

Jardiland es uno de los centros comerciales en el que los usuarios buscan materiales para sus jardines
Jardiland es uno de los centros comerciales en el que los usuarios buscan materiales para sus jardines Ángel Manso

 «Voy a hacerla crecer para arriba y debajo pongo un banco»

Domingo, 6 de la tarde. El aparcamiento de Jardiland está lleno. En la entrada hay un continuo trasiego. Parejas que salen con un par de plantas en la mano. Una familia camina hacia el coche detrás del padre que empuja el carrito cargado de plantas y maderas. Al centro hay que entrar con un carro. Desinfectado. Aunque la idea inicial sea solo mirar, entre tanta oferta algo caerá. «¡Cómo mola!», exclama asombrado un crío, mientras otro señala las barbacoas, un elemento básico del jardín. «Mira, hay que saber si es de hoja caduca o perenne. Ella la quiere perenne». Esto indica una mujer a sus dos acompañantes. El personal de Jardiland va reponiendo pequeñas plantas. «Estas tráenas un asturiano e dan moi bo resultado», explica un trabajador a unos clientes.