El desarrollo de Alvedro impone nuevas condiciones

Preocupación por las expropiaciones de Culleredo y la huella sonora, que afecta también a Cambre y Oleiros

Ambas márgenes afectadas. A la derecha, afecta a fincas del núcleo de A Hermida y del lado de la N-550, a parcelas de Liñares, con tramos que ya son de Aena
Ambas márgenes afectadas. A la derecha, afecta a fincas del núcleo de A Hermida y del lado de la N-550, a parcelas de Liñares, con tramos que ya son de Aena

culleredo / la voz

Las noticias sobre las afecciones causadas por Alvedro se suceden esta temporada, lo que ha generado intranquilidad entre los vecinos concernidos. El Concello de Culleredo ha ofrecido apoyo técnico, al igual que los de Cambre y Oleiros, que cuentan con territorio bajo las servidumbres del aeródromo. 

¿Cuáles son las novedades?

Aviación Civil presentó la delimitación de las servidumbres aeronáuticas acústicas (el 21 de octubre), la modificación de las servidumbres aeronáuticas (el 3 de diciembre), ambas con un período para alegar de 45 días, y la relación de bienes y derechos afectados por la ampliación de la franja de pista (7 de diciembre), para lo que hay un período de exposición de 15 días. 

¿Qué han hecho los concellos?

Más allá de que estos cambios han servido como arma arrojadiza para algunos grupos, los tres concellos afectados por las servidumbres acústicas (Cambre, Culleredo y Oleiros) anunciaron que ayudarán a los dueños de las 2.916 nuevas viviendas afectadas a redactar sus alegaciones si así lo desean y avanzaron que pedirán trabajos de insonorización. Respecto a las servidumbres aeronáuticas, cuyos cambios se justifican porque se han introducido modificaciones en el campo de vuelos y otros relacionados con las instalaciones radioeléctricas, afectan a A Coruña, Abegondo, Ares, Arteixo, Bergondo, Cabanas, Cambre, Carral, Cerceda, Culleredo, Fene, Ferrol, Miño, Mugardos, Narón, Neda, Oleiros, Oza-Cesuras, Pontedeume, Sada, San Sadurniño y Valdoviño, pero no han generaron polémica. Sin embargo, las nuevas expropiaciones forzosas, justificadas para cumplir una normativa europea sobre las medidas de la franja de pista, que afectan a 23 parcelas situadas en Liñares y A Hermida, en Culleredo, sí. El Concello indicó que en el caso de Liñares atañen a terrenos en los que Aena ya es partícipe de la parte de la propiedad, mientras que en A Hermida, a traseras de fincas, «afectando no solo a sus propietarios, sino a derechos usufructuarios». 

¿Los últimos cambios?

Se prevé que no sean los únicos. Desde el colectivo Vuela más Alto indican que el Plan Director del Aeropuerto recoge también que se debería acometer una pista de rodadura y cuestionan que no se realice de manera conjunta con las actuales expropiaciones, al entender que se evitarían «molestias y un sobrecoste». Añaden que aumentaría la capacidad operativa de la pista y recuerdan que, más allá del tráfico comercial, en Alvedro opera una escuela de pilotos, tiene la base el helicóptero de Salvamento Marítimo, hay otros tipos de tráficos y es base para aeronaves. Por ello consideran que esa pista es necesaria para dar un mayor servicio. El Plan Director también recoge que se adecuará la terminal al volumen de pasajeros y el año pasado ya se alcanzó su límite de capacidad, estimada en 1,3 millones. «Son obras que no se licitan enseguida y es algo muy limitante, más ahora que con el filtro de seguridad ha llegado la cola al vestíbulo y no supone una buena imagen para Alvedro», apuntan. 

¿Por qué la coincidencia?

Se desconoce por qué han coincidido en el último trimestre los tres anuncios de Aviación Civil, pero han generado suspicacias. Desde Culleredo muestran su extrañeza y recuerdan, por ejemplo, que las últimas expropiaciones se llevan acabo por el «incumplimiento de un reglamento europeo aprobado hace seis años».

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de A Coruña

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
5 votos
Comentarios

El desarrollo de Alvedro impone nuevas condiciones