La unitaria de Cecebre cerrará en septiembre por la falta de alumnos

Más de 150 personas rindieron homenaje a la profesora, Áurea Vilar, que se jubila tras 21 años de docencia en la escuela O Apeadeiro

.

Cambre / la voz

El municipio de Cambre se quedará sin otra unitaria el próximo curso. La clausura de la escuela O Apeadeiro se hará efectiva a finales del mes de junio debido a que la previsión de matrícula para el 2019 / 2020 es de tan solo tres alumnos, lo que resulta insuficiente para que la Consellería de Educación decida tener abierto el centro durante todo el año. De esta forma, tal y como confirmaron desde el Concello de Cambre, solo quedará abierta en el municipio la escuela unitaria de Pravio, un cifra muy alejada de las cinco que tenía en el 2007.

La profesora de esta unidad educativa, Áurea Vilar Castro, confirmó que este curso acuden al centro diez niños y que siete de ellos se trasladarán el próximo año al CEIP Wenceslao Fernández Flórez de Cambre para cambiar de ciclo. Los tres que se quedarían en la escuela unitaria también irán a clase en este colegio. «Os pais xa están informados», confirmó.

El cierre de la escuela unitaria de Cecebre coincide además con la jubilación de esta profesora que el jueves recibió un multitudinario homenaje en el local As Rodas por parte de los alumnos que formó durante los 21 años de su estancia profesional en O Apeadeiro. «Si, coincidindo co peche da escola solicitei a xubilación anticipada despois de 35 anos de profesión, xa que fisicamente non estou ben e pensei que este era o momento para retirarme», explicó. Esta docente, muy querida y conocida en Cecebre, agradeció la fiesta sorpresa que le rindieron las familias y antiguos alumnos que conoció a lo largo de los 21 años de docencia en Cambre. «Foi moi emocionante, sobre todo reencontrarte con nenos que chegaron moi pequeniños á escola e que a día de hoxe están estudando a súa segunda carreira universitaria ou que xa ves como homes e mulleres». Recuerda que la escuela que a día de hoy está abocada al cierre, en su momento fue muy necesaria. «Cheguei a pedir unha comisión de escolarización, algo que nunca antes fixera, e incluso houbo lista de espera para a matrícula dos nenos máis pequenos. Cheguei a ter 20 alumnos», explica. 

«Entrega total» a los alumnos

Y sobre las anécdotas que le vienen a la cabeza... «¡Uf! É que son moitísimas. Hoxe, sen ir máis lonxe, unha nena de tres anos que teño na clase e se chama Sara, tiroume do mandilón para darme un bico. E sempre me pide un bico cando sabe que fixo algo mal ou a vou regañar. É que os nenos de aquí son diferentes e as súas familias, moi implicadas», destaca. Los padres explican que Áurea y la escuela «han sido todos estos años para nuestros hijos como una segunda familia» y que en el centro, los niños de tres a cinco años no solo aprenden conocimientos, sino también «a compartir, sentir, respetarse y quererse». Dicen que ella ha sido una base fundamental para todos ellos y que les ha ayudado a «empezar a volar, a crecer y a hacerse mayores con esa seguridad que todos han alcanzado». De hecho, destacan que la profesora nunca descuidó la disciplina, las responsabilidades y la buena educación, combinándolas siempre «de una buena palabra, de cariño de buen humor y con una entrega total».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

La unitaria de Cecebre cerrará en septiembre por la falta de alumnos