El CEIP O Graxal combate humedades en un aula con fregonas y cartones

El Concello reparará hoy las filtraciones, ya que el mal tiempo impidió hacerlo antes

.

Cambre / la voz

Alumnos de segundo de primaria del CEIP O Graxal padecen desde hace varias semanas un problema de filtraciones de agua y humedades en su aula. La situación, según explicaron desde el centro escolar, no es grave y las clases se siguen impartiendo con normalidad, pero ha creado cierta alerta y malestar entre los padres de los alumnos. De hecho, tal y como explicaron algunas familias, la profesora tiene que colocar cartones en el suelo para que los escolares no resbalen, pasar una fregona cuando el agua se filtra por el rodapié o poner a funcionar un deshumidificador para conseguir un ambiente y temperatura adecuada «para que los niños no enfermen».

Los padres también indicaron que se enteraron de esta situación a través de sus hijos. «No tuvimos comunicación oficial alguna sobre este problema, ni a través de la dirección del colegio ni a través de la ANPA», criticaron. Responsables del CEIP O Graxal quitaron hierro al asunto y explicaron que la situación no es tan grave y que por ello no emitieron ninguna circular informativa. En todo caso, desde la ANPA Mencer concretaron que el asunto se puso en conocimiento del consejo escolar, a pesar de que no tuvieron queja alguna debido a este asunto por parte de los padres o madres de los niños.

Los responsables del colegio confirmaron que las filtraciones se producen en un aula situada en la parte nueva del centro, en la fachada que da al este. «Se trata de una esquina y se nota cuando llueve mucho. El curso pasado ya teníamos este problema y se intentó solucionar durante el verano, pero al parecer no lograron dar con la avería porque ahora volvemos a tener filtraciones. Se trata de un problema latente del que ya informamos y que se intenta reparar», insistieron desde el equipo directivo del centro. 

Mejora aplazada por la lluvia

El Concello de Cambre tuvo conocimiento de las filtraciones el pasado mes de marzo, cuando la concejala de Educación expuso el problema en junta de gobierno. De forma inmediata se enviaron técnicos de la brigada de Obras para solucionar las filtraciones. Sin embargo, debido al mal tiempo y a la lluvia constante de las últimas semanas fue imposible acometer las mejoras. «Incluso estaban preparados para actuar durante el sábado o el domingo, pero la lluvia no dio tregua y no fue posible», indicaron. Si el tiempo lo permite, los operarios municipales abordarán la mejora entre hoy y mañana. En cuanto el origen de las humedades y las filtraciones de agua, desde el Concello indicaron que con toda probabilidad se trate de una mala conexión de las bajantes o la saturación de las canalizaciones que impiden el drenaje, aunque los técnicos no lo podrán corroborar hasta que piquen y abran la pared afectada. «Hay que esperar a que pare de llover uno o dos días. A ver si mañana [por hoy] la brigada de Obras ya puede trabajar allí», indicaron. También se acometerán otras reparaciones en el patio y en la fachada.

Desde la Consellería de Educación indicaron que la profesora utiliza el deshumidificador en el aula por un problema «de alerxia» y que, independientemente de esa afección personal, «é certo que hai unha parede dunha aula cunha mancha de humidade». Y como se trata de un centro de educación pública, el mantenimiento «correspóndelle ao Concello. E cónstanos que xa está traballando e buscando a solución máis axeitada», aseguraron. 

Los técnicos descartan que haya un acuífero bajo el edificio escolar

Los alumnos de segundo de primaria estudian en este momento el ciclo del agua. La profesora aprovechó el incidente en el aula para explicar la materia, indicando que las filtraciones entran por el rodapié, que el radiador permite secar las humedades y que el deshumidificador logra captar el exceso de agua en el ambiente. Los alumnos llevaron este trabajo a casa en la agenda, lo que les llevó a explicar a sus padres el problema en el aula. Además, la profesora elucubró con que bajo el edificio podría haber un acuífero que produjese las filtraciones hasta el edificio, pero lo hizo como un recurso docente, ya que los técnicos del Concello de Cambre descartaron que hubiese corrientes de agua subterránea.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

El CEIP O Graxal combate humedades en un aula con fregonas y cartones