Tarjetas metálicas de presentación para el patrimonio provincial

Toni Silva A CORUÑA / LA VOZ

CAMBRE

La Diputación identifica sus enclaves turísticos con logotipos que serán colocados «in situ» sobre monolitos de piedra

17 may 2017 . Actualizado a las 05:00 h.

Una tarjeta de presentación para el Patrimonio. Eso lo que está preparando la Diputación para cada uno de los principales centros culturales que tutela en la provincia. El servicio de arquitectura y mantenimiento de la institución ha diseñado unas placas personalizadas de once lugares que serán ubicados en monolitos de piedra y con una base granítica para identificar 11 enclaves muy especiales. Se trata de los batanes de Mosquetín (Vimianzo), Forno Novo (Buño-Malpica), una serie de dólmenes (Dombate, Axeitos y Cabaleiros), las Torres do Allo (Zas), las Torres de Altamira (Brión), el castillo de Vimianzo, el pazo de Mariñán (Bergondo), el monasterio de Caaveiro (Pontedeume) y la casa del escritor Wenceslao Fernández Flórez (en el municipio de Cambre).

El presidente de la Diputación, Valentín González Formoso, considera que la nueva señalización «contribuirá a unha mellor identificación dos enclaves máis singulares do patrimonio provincial», algunos de los cuales son polos importantes de atracción de visitantes. También se busca una vinculación de estos lugares con la imagen corporativa de la Diputación.

Cada placa de acero lleva así una especie de logotipo del monumento en cuestión, perfectamente reconocible, como la icónica silueta del autor de El bosque animado, o la silueta arquitectónica del monasterio de Caaveiro. Este último es considerado el enclave del patrimonio provincial más visitado, con 44.475 visitantes en el 2016, 5.000 más que el año anterior, y para los que además del valor arquitectónico también acuden por el espectacular entorno de las Fragas do Eume. Al monasterio le sigue el dolmen de Dombate, con cerca de 25.000 visitas el año pasado.