Cambre descarta crear junto a la N-VI «una especie de Marineda»

Elena Silveira
elena silveira CAMBRE / LA VOZ

CAMBRE

El alcalde confirma que se intentará primar el empleo local y anuncia que se reunirá en breve con los comerciantes de O Temple

11 mar 2016 . Actualizado a las 05:00 h.

El convenio urbanístico firmado el pasado miércoles entre el alcalde de Cambre, Óscar García Patiño, y varios propietarios de terrenos junto a la N-VI, ha despertado el recelo de los comerciantes de O Temple. Ante esta circunstancia, el regidor se reunirá con ellos en los próximos días para aclarar que el convenio no tiene por objeto la creación de un macro centro comercial, «una especie de Marineda City», sino un área donde tengan cabida iniciativas comerciales de otro tipo, pero que no supongan una competencia directa para el comercio tradicional asentado en O Temple.

En todo caso, una de las cláusulas del convenio (ya está colgado en la página web del Concello de Cambre) determina que se garantizará que al menos una de las parcelas tenga una superficie neta de 20.455 metros cuadrados como mínimo, con una edificabilidad sobre rasante de al menos 8.450 metros cuadrados construibles, una altura máxima de 15 metros a cornisa y un aparcamiento. Además, en esa cláusula se indica que el uso de la parcela permitirá la implantación «de un gran establecimiento comercial de al menos 8.450 metros cuadrados de superficie de venta, apto para la venta al por menor tanto a profesionales como al público en general, al margen de la superficie para las actividades complementarias de oficinas, cafetería, almacén, aparcamiento y otros servicios». Pero, tal y como insistió el alcalde, «no será un centro comercial».

Nuevo vial desde la N-VI

Desde el gobierno local precisaron que se intentará por todos los medios que el desarrollo de este convenio urbanístico genere puestos de trabajo en el propio municipio. También confirmaron que, a pesar del recelo y las dudas mostradas por algunos comerciantes en particular, la Asociación de Empresarios de Cambre considera muy positiva esta iniciativa por esa posibilidad de creación de empleo que plantea, porque complementará la oferta comercial en O Temple y supondrá una posibilidad de crecimiento para el municipio.

La iniciativa permitirá culminar, además, el proceso de desarrollo urbano de O Temple. De hecho, una parte importante de los 45.353 metros cuadrados afectados por el convenio urbanístico se destinarán a equipamiento público (jardines, instalaciones deportivas, de formación...) y se reservarán parcelas para la construcción de nuevos accesos y viales desde la N-VI. El gobierno local estudia la posibilidad de conectar en el futuro ambos márgenes de la carretera nacional con otra pasarela elevada para peatones. La posibilidad de realizar una conexión subterránea no se descarta, aunque ello implicaría más obras en la N-VI y un mayor desembolso económico.

«Esa zona ahora es una ratonera»

Ángel Leónidas Soto Zúñiga es vecino de O Graxal. Ve con buenos ojos que se urbanice el otro margen de la N-VI, ya que eso generará empleo. «Crecerá el ayuntamiento, tanto en población, porque también harán viviendas, como en actividad», dice. Cree que es una buena alternativa ya que «esa zona ahora es una ratonera. ¡Que lo hagan cuanto antes!» 

«Deberían rehabilitar ya la Casa Bailly»

«Será un edificio con protección, pero deberían protegerlo de verdad». María del Carmen Rodríguez aplaude la urbanización del ámbito de la N-VI, pero cree que el Concello también «debería rehabilitar ya la Casa Bailly» para completar la ordenación de la zona. Dice que la zona comercial «nos vendrá muy bien a los vecinos».