Betanzos reformará la rúa Marina y varias plazas de A Ribeira

Redacción BETANZOS

BETANZOS

CESAR DELGADO

La inversión supera los 237.000 euros

21 mar 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

«Pretendemos darle un cambio a las infraestructuras del barrio, reformando, en varias fases, las calles, plazas y servicios de A Ribera. Es uno de los barrios más importantes de Betanzos y queremos seguir avanzando en nuevos proyectos que ya estamos preparando». Así lo anunció la alcaldesa, María Barral, después de visitar la zona en la que hace unas semanas arrancaron los trabajos de mejora de la urbanización y de servicios de la Plaza Paio Formoso y la rúa Marina hasta la rúa Manuel Naveira, situadas en la zona de protección del casco histórico de Betanzos, procediéndose a la reorganización de las dos plazas incluidas en el ámbito de actuación y a su recuperación como espacios destinados al ocio y descanso de la población.

La primera edil explicó que después del proyecto que llevó a cabo la Demarcación de Carreteras en toda la banda litoral del barrio, a lo largo del Malecón, ahora la intención es «ir ejecutando proyectos que den un aspecto nuevo al barrio, mejorando tanto calles como pequeños espacios públicos interiores».

Se trata de un programa municipal que no solo afecta a este barrio sino que también se está desarrollando en el casco histórico o en la conocida como «zona nueva», donde actualmente se ejecutan obras en la calle Pintor Seijo Rubio tras hacerlo en Venezuela, Tomás Dapena, o Alcalde Beccaría.

María Barral anunció también un amplio plan de actuaciones en la zona rural, con el arreglo de viales municipales en la mayor parte de los núcleos, a través de diversos planes provinciales. 

La alcaldesa insistió a los responsables de la empresa en la «necesidad de que las obras se ejecuten a buen ritmo, con el fin de causar los menores problemas posibles a los vecinos» y recordó que el objetivo es recuperar espacios para el uso del ciudadano, y resolver con cierto equilibrio la convivencia de este con el automóvil, redefiniendo tránsitos y limitando el espacio destinado a estacionamiento de vehículos. 

Las obras, según indicaron desde el Concello, incluirán la reorganización de las dos plazas, la renovación del pavimento en todo el ámbito, la sustitución de las actuales canalizaciones de recogida de aguas residuales, pluviales y abastecimiento de agua en aquellos tramos que no hayan sido renovadas y la ejecución de una nueva iluminación en ambas plazas. El coste de la inversión supera los 237.000 euros.

La plaza Paio Formoso, se reserva para el peatón el acceso directo frente al paseo Antolín Faraldo, desplazando el acceso rodado al Malecón, frente al río. Con esto se obtiene un espacio protegido del automóvil, en el que poder colocar bancos y zonas ajardinadas y conseguir así espacios íntimos donde poder estar. Los árboles definen el perímetro de la zona de plaza, consiguen sombras, e integran los aparcamientos que se proponen. 

En la plaza del edificio Matadero, con motivo de dar realce al edificio y crear asimismo un lugar de uso y estancia, se colocará acera de granito junto al cierre del matadero que disuada de aparcar y permita el paso a su lado, y, en la zona de ensanche, de nuevo unos bancos, mesas de ajedrez y zonas de jardín, con flores y arbustos, que conformen un rincón donde jugar y convivir. 

«La sección de calle, que es objeto de renovación en cuanto a infraestructuras urbanas, se proponen pavimentar de nuevo con plataforma única con un carril central de hormigón de 2,40 m de ancho y dos franjas laterales, pegados a los frentes construidos, de granito, que le proporcione configuración de alfombra, resuelva las irregularidades del trazado, y al mismo tiempo permita racionalizar la colocación del conjunto de tapas de registro individuales de las instalaciones, de modo que cualquier sustitución o actuación en ellas no afecte al pavimento continuo del centro de la calle», indicaron desde el gobierno local.

En ambas plazas, las zonas de estancia definidas por las áreas ajardinadas y de bancos, se resaltan también con un pavimento de losas de granito silvestre de 6 centímetros de espesor y la ejecución de un nuevo alumbrado público. En el resto de la superficie de las zonas peatonales se realizará un pavimento de hormigón lavado.