Un viaducto de 163 metros para suprimir el paso a nivel de Betanzos

D. Vázquez BETANZOS / LA VOZ

BETANZOS

Dolores Vázquez

El Concello se decanta por la alternativa de una glorieta en la avenida de A Coruña y una nueva entrada al puerto

14 mar 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

El Concello ya ha decidido cuál es su apuesta para suprimir el paso a nivel que existe en la entrada del puerto de Betanzos. Así se lo comunicó la alcaldesa, María Barral, a los vecinos en una carta, en la que les indica que la dirección del Administrador de Infraestructuras Ferroviarias (ADIF) le trasladó hasta cinco propuestas técnicas que, en base tanto a los planteamientos vecinales como municipales, descartaban la opción inicial presentada hace unos años y optaban por una conexión desde la zona de A Magdalena o la antigua N-VI.

La regidora apunta que, tras ser analizadas por un grupo de técnicos, determinaron que, en base a lo que se demandaba, la mejor opción de las presentadas es la denominada alternativa 4, que incluye la construcción de una glorieta en la avenida de A Coruña, en el punto kilométrico 583,875, es decir, a unos 300 metros aproximadamente del cruce de las avenidas de A Coruña y Fraga Iribarne en dirección Betanzos-Sada. «Un vial en una zona despejada y más alejada de viviendas y del núcleo urbano», puntualiza. Desde ahí se construiría un viaducto de unos 163 metros de longitud para conectar con los terrenos portuarios, detalla.

«Consideramos que este enlace es el apropiado desde el punto de vista funcional y de menor impacto en el territorio, manteniendo el paso peatonal al puerto en la actual ubicación, pero elevado o subterráneo», recoge el documento remitido a los vecinos. El siguiente paso será, precisa, que el Concello inste al ADIF, dada la necesidad de suprimir el actual paso a nivel, a que programe cuanto antes esta actuación.

El Concello lleva tiempo negociando suprimir el paso que obliga a superar un tramo de vías y reconoce que «hasta ahora nunca hubo acuerdo sobre la solución técnica que podría llevarse a cabo, principalmente, porque en unos casos no se ajustaba a las características de la zona y en otros por el importante impacto que tenía sobre viviendas». Reconoce que la solución aportada por el ADIF hace unos años no contó con el respaldo del Concello ni de los vecinos, por lo que desde esta alcaldía se instó a Fomento a que presentase otras alternativas con menor impacto.