Cinco peregrinos en el Camino de los 800 esperados en Betanzos

El cierre de los albergues y las restricciones a la movilidad, detrás del bajón


Dos peregrinas paseaban ayer por la mañana por Betanzos. Lo que en este tiempo sería un hecho normal, la pandemia lo ha convertido en anecdótico. El Camino se ha convertido, debido a las restricciones en la movilidad, en una de las rutas más perjudicadas. Además, los albergues públicos están cerrados, lo que restringe las alternativas de alojamiento. «Albergue cerrado, abierto albergue Monte do Gozo», es el aviso dejado en la puerta del de Miño para quien decide acudir allí, donde también ofrecen información de «habitaciones con baño para peregrinos del Hostal La Terraza». En el de Betanzos optaron por uno que pone «cerrado» con tinta roja y el aviso de que «en caso de necesidad/emergencia» se puede acudir al hotel Villa de Betanzos, del que dejan dirección y teléfono. Por su parte, en el de Presedo, que supondría la siguiente etapa, en Abegondo, colocaron uno indicando: «Este albergue permanecerá cerrado desde el 16/03/2020 hasta nuevo aviso dada la resolución de situación de emergencia en el Estado español», con una captura de imagen del DOG en el que se publicó esa directriz.

Estos, junto con el de Bruma en Mesía, son la oferta de albergues públicos en la comarca coruñesa y se prevé que vuelvan a la actividad para el próximo día 1, cuando también se reabran la Catedral de Santiago y la Oficina do Peregrino. Lo harán bajo el programa Camiño seguro, con el que se pretende dar confianza a quien quiera realizarlo, así como a los trabajadores y empresas ligadas a la ruta xacobea.

«Moitas consultas»

«Temos moitas consultas polos albergues», explica Elena Carro, la técnica de turismo de Betanzos, que indica que reciben múltiples llamadas, pero aún la afluencia es muy pequeña. «Atendín a cinco», explica sobre el escaso número de peregrinos que llegaron este mes a Betanzos y pasaron por la oficina situada en los bajos del edificio Liceo. El año pasado, en este mes se contabilizaron 865 peregrinos. «Atendemos a metade dos que pasan, algúns porque marchan antes da nosa apertura ou porque cuñan noutro lugar», precisa esta técnica, que indica que también pueden lograr el sello en el albergue, la parroquia o en bares. Uno de los atendió fue un coruñés que hacía la ruta con pernocta en su propia casa y quería saber los enlaces del transporte con A Coruña.

«A estas alturas xa comezarían a vir os grupos grandes, tamén as excursións de escolares, pero este ano non van a vir, non hai onde acomodar, gardando as distancias, a 180 persoas», comenta Carro, que apunta que aún no se sabe si en los albergues públicos también se restringirá el número de plazas. El de Betanzos cuenta con 32, insuficientes para la demanda en temporada alta.

Gran pérdida económica

La pérdida económica asociada al Camino es difícil de cifrar. No hay un baremo de gasto. «Hai moitos tipos de peregrinos, dende o que ven en plan económico ata os que nos piden recomendacións porque queren probalo todo», apunta Carro.

«O ano pasado o Camiño funcionou moi ben, foi o mellor ano, no 2019 recibimos a 5.400 peregrinos, dos 15.700 que tivo o Camiño Inglés, e cunha cifra parecida entre españois e estranxeiros, sendo xullo cando máis temos debido a celebración do Apóstolo», puntualiza esta técnica, que también hace de guía para mostrar el municipio.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de A Coruña

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Cinco peregrinos en el Camino de los 800 esperados en Betanzos