Abrir en febrero para cerrar en marzo

El covid ha cortado la dinámica de nuevos negocios, como un psicotécnico de Betanzos, que solo ha abierto un mes


Betanzos / La Voz

Que la foto no les engañe. El psicotécnico de Marta, en el centro de Betanzos, tiene las puertas cerradas. Se ha abierto solo para posar ante César Quian y retratar una historia de emprendimiento que se ha torcido por capricho de un virus.

Marta García es la propietaria de este negocio llamado San Roque, el tercer psicotécnico de Betanzos. La preparación del local se dilató mucho más de lo esperado porque al ser zona de paso del Camino Inglés, Patrimonio se puso exquisito. Pero el 12 de febrero de este año, Marta García pudo abrir las puertas de su local al público. Luego se dio cuenta de que tanta gente preguntando durante las obras le había generado una cartera invisible de clientes. «El primer día ya tuvimos ocho personas», señala Marta. La inauguración auguraba un arranque prometedor. «Y así fue, el negocio funcionó muy bien desde el primer día, no siempre entraban ocho clientes, pero el ritmo era muy bueno», añade esta profesional que lleva años trabajando en otro psicotécnico en Arteixo. Y cuando el nuevo negocio iba por las 80 altas, llegó el covid-19 y todo se frenó de golpe.

Pese a decretarse el estado de alarma Marta siguió abriendo por el vacío legal que sobrevolaba este tipo de servicios. «Al fin y al cabo, también somos sanitarios (detrás de un psicotécnico hay un médico y un psicólogo)». Pero el lunes 16 de marzo fue el último día que San Roque tuvo las puertas abiertas al público. El Gobierno incluyó en el BOE que los permisos de conducir se prorrogaban automáticamente durante la cuarentena y los psicotécnicos cerraron, dejando el negocio de Marta, hasta ahora, con apenas un mes de vida.

 Al menos desde Arteixo recibió buenas noticias. «El dueño del local se ha portado muy bien con nosotras y nos ha perdonado el alquiler», señala. Pero en Betanzos, los 80 clientes fidelizados no bastan para cubrir todos los gastos de las obras, los aparatos especiales de medición, el alquiler…

Pepe Lareo no pudo abrir el Pórtico Hostal, en el centro de Betanzos, antes de Semana Santa, como tenía previsto
Pepe Lareo no pudo abrir el Pórtico Hostal, en el centro de Betanzos, antes de Semana Santa, como tenía previsto

A pocos metros, en la rúa do Castro, a Pepe Lareo le ha pasado algo parecido. En su caso, el covid se adelantó cuando tenía su negocio a punto de caramelo. Este hostelero tenía pensado abrir en Semana Santa el Pórtico Hostal, un espectacular hotel con 14 habitaciones en el corazón del casco histórico, pero desde mediados de marzo se ha encontrado con tiempo libre para seguir puliendo los retoques antes de una apertura cuya fecha está en manos del Consejo de Ministros, y no pinta para pronto. «Tocou así e temos que aceptalo», se resigna Lareo. No obstante, tanto él como Marta García comparten una filosofía optimista, clave en los emprendedores de éxito. «Estou seguro de este ano haberá un verán de turismo de interior, nacional, e os negocios, dalgún xeito, terán a súa clientela», elucubra el hostelero. «Yo soy optimista -espeta Marta-, si mi negocio iba bien antes de esto, no tiene por qué cambiar una vez que abramos».

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de A Coruña

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Comentarios

Abrir en febrero para cerrar en marzo