Indignación vecinal en la rúa Betanzos: «Parece que no pagamos impuestos»

La Voz SANTIAGO / LA VOZ

BETANZOS

Los residentes hablan de un abandono histórico y Raxoi dice que se actuará en lo más urgente en las próximas semanas

14 ene 2020 . Actualizado a las 05:00 h.

«Cando gobernaban o PSOE e o BNG algo idearan de arranxar», pero al final, nada. Isaac Fuentes echa la vista atrás, muy atrás, para hacer recuento de cuánto tiempo llevan los vecinos de la rúa de Betanzos, frontera de los barrios de San Pedro y A Almáciga, esperando una reforma que no llega. En el 2011, justo antes de las municipales que ganó Conde Roa, el gobierno bipartito que tenía al actual alcalde al frente arregló una de las aceras, la de numeración impar, y parecía que por fin llegaban mejoras. Pero ahí se quedaron.

«Debemos ser a única rúa de Santiago coas beirarrúas distintas», denuncia Isaac Fuentes. «Parece que no pagamos impuestos», tercia Loli Mansilla, toda una vida como vecina de la rúa de Betanzos. «Hicieron la otra y la de aquí quedó toda levantada... Pisas y te salpican las losetas sueltas». Hablando de losetas, recuerda lo que ocurrió hace no mucho: «El Concello (por aquel entonces gobernado por Compostela Aberta) vino a colocar algunas dos días antes de las elecciones. Eso es feísimo». Toma la palabra Ana Barreiro, que nació en esta calle: «Si hay algún problema para reformar, que lo digan, no que se pasen la patata unos a los otros».

Es un malestar que lleva años escuchándose en los corrillos, en una calle con mucha población mayor con miedo a caerse en los baches o las losas levantadas. Y desde hace un par de semanas, ese malestar está visible en los contenedores y las señales. Una «veciña farta» ha colgado carteles por toda la calle animando al vecindario a enviar fotografías del estado del firme y de la falta de limpieza que denuncia al Ayuntamiento. «Actuarase nos puntos máis urxentes durante as vindeiras semanas» mediante una brigada de obras que irá pasando por los diferentes barrios, explicaba a La Voz el concejal de Obras, Javier Fernández, que comparte la necesidad de actuar, aunque no existe un plan de remodelación integral para una vía «pola que agora baixan moitos peregrinos. A imaxe non pode ser máis lamentable», dice Fuentes.