Más de 200 vertidos desembocan cada día en las rías de A Coruña y Betanzos

La mitad cumplen los límites pero el 10 % son contaminantes y hay que eliminarlos


a coruña / la voz

La lucha contra la contaminación de las rías está lejos de solucionarse. Un problema que afecta de forma especial a la ría coruñesa de O Burgo. Junto a la de Arousa, reconoce Augas de Galicia, las dos en las que se han realizado mayores inversiones en su limpieza. El organismo autonómico, que ahora depende de la Consellería de Infraestruturas, es el responsable de ejecutar el Plan de Control de Vertidos. Un proyecto que arrancó hace justo diez años. Desde el 2009 hasta diciembre del 2018, han conseguido neutralizar 85 puntos de vertido en las rías de A Coruña y de Ares-Betanzos.

Pero, todavía queda mucho por hacer. Son 210 los afluentes que descargan cada día, con independencia de si son contaminantes o no, vertidos a las dos rías. La situación es especialmente preocupante en 18 de estos casos. Los que Augas de Galicia está investigando por superar los límites permitidos. «Estamos a realizar un seguimento sobre os mesmos para a su eliminación», indican desde el organismo autonómico. A estos hay que añadir otros dos sobre los que «os técnicos sospeitan de calquera posible indicio contaminante. Os estudos determinarán se, finalmente, son contaminantes ou non», añaden desde San Caetano.

La otra cara de la moneda es la de los vertidos que sí se consiguieron «subsanar». Es decir, que tras las inspecciones técnicas entraron dentro de la legalidad. Son los 85 citados antes, a los que se suman los 104 puntos que sí cumplen los límites y, por tanto, no suponen un riesgo para la salud o la calidad de las aguas de las rías.

El caso de O Burgo

En la ría coruñesa están tres de los 18 vertidos que no cumplen los límites y afectan a las localidades del área metropolitana de A Coruña. Aquí está también uno de los afluentes bajo estudio de Augas de Galicia. «Por un lado están os vertidos accidentais dos afluentes que proceden dun núcleo de poboación ou dunha industria», explica el biólogo marino Victoriano Urgorri. Por otro lado, los regulares. Hace otra distinción dentro de los segundos. «Os vertidos máis numerosos son os residuos orgánicos que proceden das casas: baños, vertedoiros... Por outro, e estes son os máis preocupantes, os que teñen unha orixe industrial. Máis graves desde o punto de vista contaminante», detalla Urgorri.

Alerta en Ares-Betanzos

La ría que nace en Betanzos y desemboca en Ares es la que más preocupa a Augas de Galicia en cuanto a vertidos incontrolados. Solo aquí hay 15 identificados que quieren eliminar. Esto en un enclave tan importante para actividades como la pesquera, en Sada, o la turística, en Miño. «O problema está nos cartos, sempre é unha inversión», reprocha el biólogo. Urgorri apuesta por extender el número de depuradoras en los casos donde es posible. «Ten que estar todo depurado. Pero non só é unha cuestión de maior número de depuradoras. Pódense facer programas de mapeo ou instalacións máis pequenas conectadas coas plantas principais», propone.

El litoral de la comunidad es la franja donde se concentra la mayor parte de la población y de los principales núcleos industriales y económicos. «A costa galega está moi chea de xente e, por riba, está o turismo. Hai 30 anos éramos case como unha cloaca. A situación mellorou, pero non está solucionada. Os vertidos non os podes cortar de pronto. ¿Que fas coas augas residuais que saen das casas?», pregunta.

Lo que no puede se aplazar más, sostiene, es el caso de los afluentes de origen industrial. El control de los vertidos en las rías, la supervisión de la calidad de las aguas, la planificación de infraestructuras de saneamiento y el seguimiento de las que ya están en servicio son las cuatro líneas de actuación de Augas de Galicia. Iniciativas clave para la regeneración de estuarios como el de O Burgo.

Victoriano Urgorri: «É un custe medioambiental, económico e de saúde pública»

m. m. otero
victoriano urgorri

A situación do saneamento das rías preocupa aos expertos

Leva décadas traballando na mellora das rías galegas, especialmente, na de Ferrol, onde vive. Unha realidade extensible a puntos como A Coruña.

-¿Suspenso en saneamento?

-Queda bastante por facer. Hai estacións de augas residuais en marcha, pero algunhas non están ao 100 %. As estacións custan cartos, ese é o problema. Moitas veces tense que chegar a unha situación límite para que se actúe, como pasou en Ferrol e na Coruña, na ría do Burgo. Investíronse millóns noutras infraestruturas ineficaces e innecesarias que tiñan que ser destinados a isto. É un custe medioambiental, económico e de saúde pública non sanear as rías.

Seguir leyendo

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de A Coruña

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
9 votos
Comentarios

Más de 200 vertidos desembocan cada día en las rías de A Coruña y Betanzos