«La gravilla de un camino de Betanzos me impide ir al médico»

Jorge Barral, que se mueve en una silla de ruedas, tiene muchos problemas para poder recorrer el camino que enlaza con el puente de O Carregal


A Coruña

El Ayuntamiento de Betanzos habilitó hace un tiempo un acceso que permite comunicar las nuevas urbanizaciones edificadas debajo de la gasolinera de As Cascas con O Carregal, el área próxima O Pasatempo, al centro de salud o a las nuevas superficies comerciales.

La conexión consiste en un tramo pequeño de camino y un puente de madera sobre el río Mendo. «En su día ya le comentamos al Ayuntamiento que la obra no reunía los parámetros de movilidad adecuados», manifestó Dolores Suárez, una vecina. Se quejaron porque el camino era de barro «y cuando llovía se convertía en un lodazal y porque el puente tenía, en algunos puntos, mucha pendiente».

La corrección del diseño de la pasarela no se hizo «y continúa siendo un impedimento para aquellas personas con dificultades de movilidad», manifestó Alberto Agudín. Sí se retocó el pequeño tramo del camino. «Esparcieron gravilla sobre la tierra y la situación empeoró», subrayó.

Sí, ahora las dificultades para caminar por esta pequeña senda «son mucho peores». De hecho, aquellas personas que lo hacen portando carritos de la compra, de bebé y los que tienen que utilizar sillas de rueda «tienen muy difícil moverse», aseguran.

Un ejemplo es el problema que tiene Jorge Barral, que tiene que moverse en silla de ruedas. «Las ruedas de la eléctrica como las de la que hay que empujar se hunden en la gravilla y casi no se puede mover», indicó este hombre. Esta situación «me dificulta ir al médico, al centro de salud, por el lugar más corto y que se creó para acercarnos a este servicio», manifestó Jorge. Además, «la arena se esparce hacia el puente y no permite frenar la silla de ruedas», dijo.

Jorge y otros usuarios indicaron que se pusieron en contacto con el Ayuntamiento y que les comunicaron que estaban trabajando en solucionar el problema de forma definitiva.

Las mejoras empiezan mañana

Y así es. Ayer desde el Ayuntamiento de Betanzos indicaron que las obras para cambiar la gravilla por un firme adecuado «comenzarán mañana».

Dijeron que la gravilla se puso de forma provisional «con el fin de tapar los baches del anterior pavimento que se llenaba de charcos cuando llovía. De hecho, los técnicos municipales aseguraron que el primer firme que se colocó «no fue la solución técnica más adecuada».

Informaron que los trabajos permitirán instalar un firme «similar al que existe en el otro lado de la pasarela peatonal, un pavimento que reúne todas las condiciones de seguridad».

El Ayuntamiento también revisará la estructura de madera «que aunque está en condiciones, siempre sufre pequeños problemas al estar al lado del río».

Cuatrocientos mil euros para tapar un pozo lleno de residuos fecales

Los vecinos de la zona de O Carregal también denuncian la presencia de un sumidero abierto, en una zona verde pegada al río Mendo y que está lleno de residuos fecales. Aseguran que llevan con este problema más de tres años «y además de ser un peligro para los que pasean por allí, especialmente los niños, suelta muy mal olor, sobre todo cuando llueve. Desde el Ayuntamiento betanceiro reconocen que tienen un problema en la red de saneamiento en esa zona. Aseguran que ya está redactado un proyecto para reordenar la depuración en el tramo As Cascas con el puente de O Carregal y el río Mendo. Para la ejecución de este plan, el Ayuntamiento anunció que invertirá alrededor de 400.000 euros. 

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de A Coruña

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Tags
Comentarios

«La gravilla de un camino de Betanzos me impide ir al médico»