betanzos / la voz

«Muy tranquila. Más tranquila de lo habitual». Los responsables de todos los dispositivos que ayer velaron por la seguridad en la segunda jira de Os Caneiros confirmaron que la fiesta se celebró con mucho sosiego y con menos gente que la que se congregó el pasado día 18. De hecho, la ambulancia de la Cruz Roja que tenía su base de operaciones en el campo de Os Caneiros tan solo tuvo que realizar un traslado al PAC de Betanzos, a las 13.18 horas, cuando la fiesta no había hecho más que empezar, por un accidente menor. El balance de incidencias médicas no se había incrementado al cierre de esta edición.

Los romeros más madrugadores comenzaron a remontar el río en sus embarcaciones sobre las doce del mediodía, aunque la lancha municipal arribó al campo de Os Caneiros sobre las seis menos cuarto de la tarde. Fue después cuando se produjo el gran desembarco y la fiesta llegó a su máximo apogeo antes de que las embarcaciones tuviesen que regresar a puerto.

La marea obligó a adelantar algo la bajada por el Mandeo, especialmente a los barcos de mayor calado, y pocos romeros se perdieron el espectáculo de los fuegos acuáticos en A Ponte Vella y la música a cargo de la orquesta Gran Parada, ya en la plaza García Hermanos. Protección Civil, Policía Local, Guardia Civil, la Cruz Roja y personal de los servicios municipales contribuyeron a este Caneiros tranquilo.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de A Coruña

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

Una tranquila jira de Os Caneiros cierra las fiestas de Betanzos