La discreción del señor García

Sin el personalismo de los anteriores alcaldes, Moncho deja encarrilado O Pasatempo y las cuentas saneadas

.

Betanzos / La Voz

Ramón García ha gobernado Betanzos con tanta mano izquierda que muchas veces se le echó de menos un poquito de mano derecha. El ya exalcalde del PSOE, que se aparta de la vida pública por problemas de salud, se ha movido siempre con la discreción como bandera, ha discurrido por la Administración Local condicionado siempre por su obsesión de no importunar a nadie, una máxima complicada para los que gestionan la cosa pública.

Se hizo con el bastón de mando en junio del 2011 en una tensa votación matinal de la corporación en la que su elección fue más bien causa del rechazo a la candidata más votada, la popular María Faraldo, quien había destrozado los puentes con sus antiguos socios independientes.

Así que, casi de carambola, Ramón García, eterno concejal socialista con Lagares desde finales de los ochenta, se convertía en el alcalde de Betanzos. Pero el tiempo demostró que no era una mala elección para la dura época que corría: tocaba vivir lo más duro de la crisis y una deuda bancaria próxima a los cuatro millones de euros cuando en Madrid, un señor llamado Montoro pedía teñir de negro los números rojos. Los vecinos tardaron en visionar algo que les motivara con la gestión del nuevo alcalde. Pero Ramón García ordenaba sanear las cuentas como condición previa a tiempos más vistosos. Hoy la deuda del Concello es cero. Pero novedades en estos siete años, pocas. Revoluciones, ninguna.

García, apellido común, se desmarcó de la política de gestos de sus antecesores, María Faraldo y Manuel Lagares. El suyo fue un gobierno muy poco personalista y con más gestión de mantenimiento que de objetivos espectaculares. Y el electorado le dio la razón en el 2015, ratificando a Moncho -así le llaman en su entorno-, en la alcaldía.

Betanzos era su aspiración máxima en la política, otra diferencia con sus antecesores. Faraldo fue vicepresidenta de la Diputación y diputada autonómica, y Lagares tuvo un frustrado salto a la Delegación del Gobierno. Paradójicamente, el constante andar discreto de Ramón García -huía de las fotos políticas por temor a frustrar las negociaciones-, le acabó convirtiendo en el líder natural entre los suyos. 

La decisión, a finales de junio

Pero el máximo favorito a ganar las elecciones en Betanzos reunió a finales de junio a sus compañeros y les comunicó que el asma le impedía de forma seria dedicarse a la alcaldía, con 66 años, así que se apartaba. Y de paso, deja un margen de visibilidad a la próxima candidata, María Barral, concejala de Servicios Sociales.

En su despedida ayer ante los medios, Ramón García enumeró una retahíla de deberes cumplidos, sin duda el más importante, el saneamiento de las cuentas. Pero se marcha sin plan general para la ciudad -la corporación que le convirtió en alcalde no aceptó un documento urbanístico algo desfasado-; y en sus siete años como máximo responsable del Ayuntamiento, instalaciones como la biblioteca infantil y el cine Alfonsetti que heredó completamente reformadas, continúan siendo adornos de lujo sin apenas uso.

Pero se marcha dejando encaminada la solución a dos eternos problemas de Betanzos: la decrepitud del parque de O Pasatempo -espoleado por el ruido mediático tras los últimos derrumbes-, y las inundaciones de la Ribera, donde los técnicos de Fomento ya han dado por iniciadas las obras que costarán más de un millón de euros. «Gustaríame que ambas estiveran máis avanzadas», reconoció ayer en su despedida.

Otra de sus obsesiones ha sido la atención a la hostelería, uno de los motores de Betanzos y para los que su gobierno ha diseñado campañas ad hoc. También deja en marcha la ampliación de la depuradora para evitar los sustos de la última sequía.

El lunes por la noche comunicó su marcha a la militancia. Y ayer hizo oficial su adiós con otra prueba de su elegante mano izquierda: telefoneó a la conselleira del Partido Popular Ethel Vázquez para despedirse.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos
Tags
Comentarios

La discreción del señor García