Encuentran el cadáver momificado de un hombre en su casa de Betanzos

Llevaba muerto entre tres y cuatro meses y lo echó en falta su casero, porque no fue a pagarle el alquiler

.

A Coruña / La Voz

Una nueva muerte de una persona de la tercera edad en soledad en Galicia. En esta ocasión ocurrió en Betanzos y las fuentes próximas a la investigación creen que se produjo en los últimos tres o cuatro meses. Descartan, en un principio, cualquier acto de violencia. El cuerpo se descubrió el pasado miércoles.

El fallecido es Manuel Montero R., de 70 años y natural de Betanzos. Residía en un piso de alquiler. Es un bajo de la plaza Paio Formoso, frente al río. El hombre «estaba divorciado y tenía al menos cinco hijos, pero no mantenía relación con ellos», contó Josefa, la dueña del bar A Tu Vera. Seguramente fue la última persona que lo vio con vida. «Venía todos los días a tomar el vino a mi negocio y hacía más de tres meses que no nos visitaba», dijo.

En el edificio también viven otras personas. «Nada raro notamos, ni tan siquiera el mal olor», dijo un residente. «Lo único es que no veíamos al señor Montero», contó otro vecino.

La violencia, descartada

La víctima solía pagar su alquiler cada tres meses en la agencia. El tiempo fue pasando y Manuel no aparecía. Al titular del piso le pareció raro porque era buen pagador. Dejó pasar unos días y se acercó a la casa. Nadie contestaba. El miércoles llamó a la Policía Local de Betanzos.

Con una orden judicial, el dueño del piso pudo abrir la vivienda. Entraron los agentes del 092 y en la inspección de la casa encontraron a Manuel Montero en su cama, pero ya en un estado de momificación, indicaron fuentes próximas a la investigación.

Los miembros de la Policía Local pusieron los hechos en conocimiento de la Guardia Civil. Agentes de la unidad Científica y Judicial se acercaron de inmediato al lugar. También lo hicieron los médicos del 061, que certificaron la muerte.

Los investigadores están a la espera del resultado de la autopsia para determinar las causas de la muerte de Manuel, pero todo apunta a que fue una muerte natural.

Sobre por qué el cuerpo estaba momificado y no desprendía olor, los investigadores consideran que pudo ser por el funcionamiento de la calefacción. Al parecer, el hombre la tenía encendida y el calor «fue el que mantuvo casi incorrupto el cadáver al absorber los líquidos, por lo que casi no desprendía olor», dijeron.

Las consecuencias de la soledad extrema, cada vez más comunes

El hallazgo de un cuerpo momificado en un domicilio va camino de convertirse en una noticia tristemente común. En menos de un año se han conocido al menos tres casos en Galicia. El más llamativo trascendió el pasado mes de julio, cuando fue hallado en un domicilio de Culleredo el cuerpo de una mujer que llevaba más de seis años muerta en su piso. Las especiales circunstancias de temperatura y humedad evitaron que el cuerpo de María Rosario O. V. se descompusiera y ello provocó la tragedia aún mayor de que nadie la echara de menos durante seis años. La inmobiliaria que gestionaba el alquiler del piso retiró religiosamente la cantidad del alquiler hasta que la cuenta dejó de tener efectivo.

Poco después apareció en un piso de Cambre el cuerpo de un hombre de 90 años que llevaba seis meses muerto en su casa.

En marzo de este año fue descubierto el cadáver de otra mujer prácticamente momificada en un domicilio de Lugo. Tenía 70 años y según las investigaciones policiales estuvo alrededor de ocho meses muerta en su casa hasta que un vecino se preocupó por su ausencia.

En Galicia viven solas alrededor de 270.000 personas, una cifra que crece en el medio rural.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
26 votos
Tags
Comentarios

Encuentran el cadáver momificado de un hombre en su casa de Betanzos