Una madre en la ambulancia

Marisa Valle y su hija Yolanda son las únicas madre e hija que trabajan como técnicas sanitarias en el 061

.

Me dicen que son las únicas madre e hija que trabajan como técnicos de emergencias sanitarias, en el 061. Bueno, en realidad, María Luisa (Marisa) Valle Vázquez, de 64 años, se jubiló hace poco. Una lesión derivada de su trabajo precipitó su adiós a la ambulancia. En este Día de la Madre me hago eco de lo que dijo su hija Yolanda: «Todos tenemos madres ejemplares, pero ella siempre luchó y lo hizo con gesto risueño y feliz», asegura. Y eso que a Marisa la vida le dio demasiado golpes. Perdió un hijo de 16 años en un accidente de moto. Ella tenía 37. Enviudó a los 52, hace poco más de una década. «Es una madre pionera porque se hizo técnico de emergencias sanitarias con cuarenta y pico años. Antes había tenido un negocio de decoración que le duró poco», recuerda su hija. Nunca hablaron de si había influido el accidente de Moncho, su joven hijo, en que Marisa optase por esta profesión, pero lo más probable es que sí. Una gran historia para un Día de Madres Especiales. Me cuentan que se desvive por sus dos nietos, Kevin, de 22 años, e Iker, de 9. «Tengo 43 años y cuando me voy de guardia sigo yendo a por el tupper a casa de mamá», asegura su hija.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
5 votos
Comentarios

Una madre en la ambulancia